jueves, 06 octubre 2022

Las turbulencias en Iberia Express apagan la fiesta de IAG

IAG se las prometía felices con la compra del 20% de Air Europa tras convertir un préstamo de Globalia. La operación dio pie a un buen festín en Bolsa en la jornada de este martes, con una fulgurante subida del 4%, hasta alcanzar máximos de hace dos meses. Sin embargo, el gigante europeo del cielo se ha contagio de los líos en las aerolíneas de bajo coste. Y es que, el sindicato USO ha llamado a diez días de huelga en Iberia Express, como ha ocurrido con Ryanair y Easy Jet.

Las fuertes subidas en IAG se debieron a la conversión de un préstamo de 100 millones concedidos a Globalia, la dueña de Air Europa. El canje ha dado como resultado ese 20%, registrándose así como el segundo mayor accionista de la aerolínea, según apuntó al regulador. El préstamo se concedió hace tan sólo medio año y en una de las cláusulas se estipuló la continuidad de negociar en exclusiva la compra de la aerolínea durante el plazo de un año. Asimismo, IAG tendría así la puerta abierta para igualar las ofertas de terceros durante los próximos tres años y el derecho de salida en caso de que la propietaria de Air Europa decidiera desprenderse de la aerolínea a terceros.

IAG trata de hacerse con Air Europa desde hace tres años. Sin embargo, con la pandemia, la pretendida aerolínea cayó en desgracia. En primer lugar, recibió 475 millones de euros públicos por los efectos de la pandemia, mientras Bruselas ha puesto como condición ceder algunas rutas en Latinoamérica para fomentar la competencia. La petición de Bruselas sentó como un jarro de agua fría a la hispano británica. Se da la posibilidad de que Air Europa pueda recaer en manos de Air France.

USO DESMONTA EL PACTO ENTRE CC OO Y LA FILIAL DE IAG

Sin embargo, mientras suceden estas conversaciones, el sindicato USO ha desenterrado el hacha de guerra en Iberia Express, enfrentándose incluso a la sección sindical de Comisiones Obreras. Durante diez jornadas, los tripulantes de cabina de pasajeros están llamados a la huelga a partir del próximo 28 de agosto para tratar de presionar y obligar a sentarse a IAG a negociar un nuevo convenio. La situación de los empleados en este negocio es crítica, más cuando las aerolíneas no están negociando con los sindicatos.

Iberia (IAG)

En Ryanair, por ejemplo, se niegan de forma tajante a entablar una conversación para mejorar las condiciones, al tiempo que la aerolínea irlandesa está incrementando los precios y cobrando suplementos a los pasajeros para hacer frente a los costes. No obstante, son centenares de vuelos cancelados con fuertes retrasos que están ocasionando un fuerte revés a las arcas de la cotizada. Desde enero, Ryanair se hunde un 30% en Bolsa, la mitad de ese desplome corresponde desde el inicio del paro de los tripulantes. El paro en esta compañía termina en enero del próximo año.

500 EMPLEADOS A LA HUELGA EN LA FILIAL DE IAG Y CON EL MIEDO DE UN ENQUISTAMIENTO

EasyJet, por su parte, trató de negociar con los sindicatos, pero finalmente las negociaciones han caído en saco roto. De esta forma, la aerolínea pierde más de un 33% desde el inicio del año, aunque el mercado no recoge aún los efectos de la huelga, programada para septiembre.

Estamos muy decepcionados con la dirección de Iberia Express, quien ha demostrado no tener palabra ni respetar a los trabajadores que han luchado por mantener a flote la empresa mientras durante este verano recibirán beneficios millonarios

Según ha denunciado USO, Iberia Express ha mostrado escaso interés en negociar el convenio colectivo para mejorar las condiciones laborales. Ninguna de las propuestas de la compañía fue aceptada por USO, al considerarlas irreales. CC OO, por su parte, se ha opuesto por completo al paro y tilda a USO de tomar como «rehenes» a los propios trabajadores de la aerolínea. A juicio de este sindicato, USO solo está torpedeando las negociaciones por sus propios intereses.

En total 500 empleados están llamados a este nuevo paro. Eso sí, CC OO ha alcanzado un acuerdo con Iberia Express mientras mantiene las negociaciones por el convenio. El paro se produce justo después de que Iberia Express abonara a todos los tripulantes de cabina 1.350 euros para los sobrecargos y otros 950 para los TCP. Asimismo, se crean dos nuevos niveles tanto para TCP como para sobrecargos, que cobrarán un 5% más respecto al nivel actual.

LOS INVERSORES HUYEN DE IAG TRAS EL FESTÍN

Pero USO considera insuficiente esta subida salarial, la mitad respecto al nivel actual de la inflación. La firma de este acuerdo supondría la pérdida de poder adquisitivo para los empleados, y por tanto exige que se incremente a la IPC, más cuando llevan siete años con las nóminas congeladas, mientras exige el incremento del 6,5% del pasado año para todos los niveles. También pide mejoras con una antigüedad mínima de dos años y una mayor comisión por las ventas a bordo. «Estamos muy decepcionados con la dirección de Iberia Express, quien ha demostrado no tener palabra ni respetar a los trabajadores que han luchado por mantener a flote la empresa mientras durante este verano recibirán beneficios millonarios», ha afirmado USO en el comunicado. Iberia Express, por su parte, ha mostrado su rechazo a estas exigencias al considerarlas «desproporcionadas«.

Con todo, los inversores han puesto pies en polvorosa y deshecho posiciones en IAG, que ha perdido todo lo ganado en la jornada de este martes. Así, la tendencia vuelve a poner rumbo a los 1,2 euros, a la espera de los acontecimientos. Y es que, por ahora solo son diez días de huelga, pero la desconfianza y la incertidumbre se apoderan del mercado debido al ejemplo de Ryanair, que en un principio debió acabar la huelga al inicio de la temporada estival y la situación ha derivado en un paro indefinido de cinco meses.

LOS BAJISTAS SE HACEN DE ORO CON LAS NUEVAS CAÍDAS

El gráfico y las ratios de IAG parecían prometedores, más cuando subía más de un 20% desde los últimos mínimos. Sin embargo, este paro amenaza con pulverizar todo aliciente alcista. El precio objetivo hasta ahora era una subida casi libre hasta los 1,65 euros por acción, un nivel que no se veía desde mayo, y una escalada potencial del 37,5%. Y es que, la recuperación de pasajeros, así como el descenso de los precios del crudo eran un viento de cola. Sin embargo, el revés llega justo en pleno final de la temporada estival más esperada en los últimos tres años y que ha dejado atrás la pandemia.

Con todo, los bajistas continúan inmóviles en el valor. Arrowstreet Capital ostenta el 1,08% desde el pasado mes de marzo, mientras que Citadel se mantiene en el 1,2% desde el pasado 3 de agosto. Ambas posiciones ganan, aunque el primer fondo es el que más atino ha mostrado, al posicionarse a la baja desde los 1,77 euros. Su posición gana en este momento más de un 20%, una plusvalía cercana a los 30 millones de euros.

Por otro lado, IAG cumplió con creces en al presentación de resultados del segundo trimestre del año, aunque los números no terminaron de cuajar entre los inversores. El beneficio operativo en el segundo trimestre alcanzó los 293 millones de euros, frente a las pérdidas de un año antes. Sin embargo, de enero a junio, los números rojos en este apartado fueron de 438 millones, frente a los 2.035 millones de un año antes. La aerolínea tiene una fuerte posición de liquidez, de casi 13.500 millones, un 20% más respecto al cierre del pasado año. Todo ello con una deuda a la baja, hasta los 10.979 millones, un 5,8% inferior respecto al cierre del año.

Relacionados