martes, 27 septiembre 2022

A IAG se le complica el invierno: presiones inflacionistas, bajistas y falta de personal

IAG vuelve a la tendencia bajista en la que llevaba instalada meses. Si en julio parecía que el holding de aerolíneas podía remontar el vuelo, agosto está demostrando que los problemas a los que se enfrenta la compañía superan el optimismo generado tras la presentación de unos resultados trimestrales que sorprendieron al mercado. El grupo que preside Luis Gallego cuenta con varios frentes abiertos que hacen muy difícil la recuperación de su cotización. Las presiones inflacionistas, los fondos bajistas, las cancelaciones de vuelos y las huelgas de personal están marcando el verano de la aerolínea.

Este martes la compañía anunciaba la cancelación de otros 10.000 vuelos desde el aeropuerto de Heathrow por parte de la aerolínea británica del grupo, British Airways, medida que tendrá efecto entre los meses de octubre y marzo. Con este nuevo recorte de vuelos son ya 40.000 los que IAG ha cancelado en un período de 12 meses, lo que da buena cuenta de la situación de falta de personal de tierra por la que está pasando el aeropuerto londinense. Una situación que se traslada a todo el sector.

Las cancelaciones anunciadas se producirán tanto en vuelos de corto como largo radio y suponen en torno a un 8% de la oferta para el período establecido. Para los analistas de Renta 4 se trata de una noticia negativa «porque se confirma que los dos problemas mencionados están tardando más de lo previsto en solucionarse«. A pesar de ello, consideran que el impacto adicional para su cotización es limitado «ya que entendemos que el precio actual de la acción descuenta un escenario muy negativo».

LA INFLACIÓN EN REINO UNIDO PUEDE HACER TEMBLAR A IAG

La entidad fija su precio objetivo en los 1,9 euros y aconseja sobreponderar el valor. Actualmente, el precio de sus títulos se encuentra en los 1,26 euros, habiendo sufrido una pérdida de valor superior al 25% en lo que va de 2022. La situación puede ponerse peor de cara al tercer trimestre del año, una vez pasado el verano y con la amenaza de la recesión en Europa llamando a la puerta. La alta inflación y el aumento del coste de la vida puede traducirse en un descenso del consumo y de la demanda que, sumado a los problemas para hacer frente al número de vuelos por la escasez de trabajadores y las huelgas del sector, multiplica el riesgo para IAG.

Más aún con las últimas estimaciones realizadas por la financiera Citi. Según la entidad estadounidense, tras revisar las previsiones para el tope del precio minorista de la energía, la inflación en Reino Unido superará el 18% en enero de 2023. La entidad bancaria ha realizado una actualización de los Índices de Precios al Consumidor (IPC) y del Índice de Precios Minoristas, y considera que alcanzarán el 18% y el 21%, respectivamente.

«Incluso con la economía debilitándose, los datos de la pasada semana reafirman que se mantiene el riesgo de que se acelere el traspaso de la inflación general a los salarios y los precios domésticos», afirmó Benjamín Nabarro, economista jefe del banco en Reino Unido. Se trata de una situación que no se daba en el país desde la crisis del petróleo de 1979, cuando el IPC británico alcanzó el 17,8%, y a los años posteriores cuando llegó a colocarse en el 24%.

LOS BAJISTAS SIGUEN APRETANDO AL GRUPO

En este contexto, IAG sigue siendo una presa fácil para los hedge funds que buscan rentabilizar las caídas de compañías en el mercado. Y es que, el grupo de aerolíneas hispano-británico es uno de los valores que cuentan con más presión bajista. En total, hasta cinco fondos acumulan un 4,18% del capital de la compañía en posiciones en corto.

Las firmas Kintbury Capital (0,99%), Marshall Wace (0,87%), GLG Partners (0,79%), Blackrock (0,6%) y Sandbar Asset (0,93%) Management cuentan con posiciones contra la compañía que acumulan un valor de mercado de 263,34 millones de euros. Se trata de una situación que no es nueva y que IAG arrastra desde el ejercicio anterior, aunque cabe destacar que algunos movimientos de los fondos de cobertura mencionados pueden dar pistas de lo que esperan de la compañía en el mercado.

Si bien tanto Kintbury como Marshall Wace y GLG Partners redujeron su posición a finales de julio, coincidiendo con la presentación de los resultados del primer semestre del año, el fondo Sandbar Asset Management ha hecho lo contrario hace a penas unos días. Según el registro de posiciones cortas de Bloomberg, el hedge fund aumentó su presión bajista el pasado 19 de agosto con un paquete de hasta 5,45 millones de acciones. Un movimiento realizado por la firma británica que intuye más caídas de IAG en el mercado próximamente.

Relacionados