martes, 27 septiembre 2022

La sanción millonaria por el vertido en Perú puede aguar la fiesta de Repsol

Repsol lidera el Ibex 35 en 2022 y tiene todas las papeletas para seguir dominando el selectivo español lo que resta de año. La petrolera se anota una revalorización cercana al 30% desde enero, impulsada por los altos precios del petróleo y los abultados márgenes de refino que está obteniendo, especialmente desde que estallara el conflicto en Ucrania. Sin embargo, la sanción a la que se enfrenta en Perú por el vertido de petróleo al mar puede aguarle la fiesta.

Un juez peruano ha admitido a trámite una demanda contra Repsol y otras firmas por 4.500 millones de dólares como indemnización por daños tras el derrame de crudo de la refinería La Pampilla el pasado enero. La indemnización histórica que pide el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) para la petrolera ha supuesto la caída de la firma un 3,2%, cortando en seco la trayectoria alcista de los últimos seis días.

Si bien es cierto que Repsol mantiene que las acciones judiciales son «infundadas» y cabe posibilidad de que la compañía recurra, el país sudamericano pretende sentar un precedente respecto a este tipo de accidentes y crear jurisprudencia para depurar responsabilidades y compensar a las víctimas. Por lo que se espera que el conflicto se alargue en el tiempo y pueda resultar desfavorable para Repsol.

«Aunque es probable que el acuerdo final sea mucho más bajo que la cifra inicial, es posible que Repsol tenga que aceptar una multa más alta para evitar un mayor riesgo para su reputación«, señalan los analistas de Bloomberg Intelligence. El caso del vertido supone, además, un claro golpe contra la puntuación ESG (factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo) de Repsol, que hasta ahora era una de las mejores posicionadas dentro del sector petrolero en este aspecto.

A CORTO PLAZO, REPSOL TIENE TODO DE CARA

Es sin duda el único problema grave al que se enfrenta la compañía que puede perjudicar su situación financiera y bursátil. Pero, puesto que estos procesos judiciales suelen resolverse en un período de tiempo extenso, a corto plazo Repsol no tiene más motivos para ver sus títulos caer en el parqué. El motivo principal es el alza de precios del petróleo que se espera para el tercer trimestre del año. Los expertos avisan de que los precios del crudo pueden permanecer elevados en los próximos meses, más aún cuando algunos de los países productores ya han advertido de recortes en la producción.

Bajo este contexto, Repsol tiene todo de cara para seguir manteniendo el rally alcista que protagoniza hasta el momento. El barril de Brent ha vuelto a colocarse en los 100 dólares esta semana y los analistas estiman que, tras la caída acumulada desde junio, el precio volverá a situarse a niveles elevados en el tercer trimestre del año.

«Las sanciones contra Rusia -incluidas las relativas al petróleo y al gas, que entrarán en vigor a finales de este año- y la posibilidad de que se produzcan recortes en represalia aumentan el riesgo de interrupción del flujo de petróleo, constituyen un catalizador alcista de los precios», señalan los analistas de Bloomberg Intelligence en un reciente informe sobre la materia prima.

En este sentido, los aumentos de producción de la OPEP+ podrían no alcanzar sus objetivos, ya que la mayoría de los países que conforman el oligopolio del petróleo tienen dificultades para aumentar la producción en línea con los objetivos de aumento marcados. El último en hacerlo público ha sido Arabia Saudí, a través de su ministro de energía, el príncipe Salmán bin Abdulaziz.

EL RECORTE DE PRODUCCIÓN IMPULSARÁ EL PRECIO DEL CRUDO AL ALZA

Abdulaziz ha insinuado que podrían recortar la producción de crudo del país debido a la extrema volatilidad y la falta de liquidez de los futuros del petróleo, algo que está llevando a una descorrelación del precio con los fundamentales de oferta y demanda. Cabe recordar que Arabia Saudí es el mayor productor de oro negro del mundo y el país con mayor peso dentro de la organización de países productores, con un bombeo de 9 millones de barriles diarios.

En España, Repsol es la gran candidata a beneficiarse de esta situación y así lo consideran los analistas. Desde Renta 4 explican que el impacto de este recorte es positivo para la petrolera, puesto que las insinuaciones del príncipe saudí «son una noticia positiva para los precios del oro negro». Asimismo, añaden que «hay que recordar que, para Repsol, variaciones en un dólar del petróleo suponen un impacto de 75 millones de euros en el ebitda y 54 millones de euros en flujo de caja operativo».

Para los expertos de Bloomberg, la combinación de estos catalizadores, sanciones a Rusia y recortes de producción, refuerzan el sentimiento alcista para los futuros de la materia prima. Asimismo, el consenso refleja este impulso al alza y prevé que, tras fluctuar en un rango de 80 a 130 dólares el barril hasta abril, ahora se espera que el Brent, de referencia europea, alcance una media superior a los 100 dólares en el tercer trimestre.

POTENCIAL PARA GANAR UN 27% MÁS

«El consenso prevé un precio de 106 dólares en 2022, frente a los 71 dólares del año pasado y los 42 dólares de 2020, con unos sólidos fundamentos que impulsan el optimismo. Aunque la OPEP+ anticipó que el mercado del petróleo podría ser excedentario todos los meses de este año, esto se basó en la suposición de que todos los países miembros lograrían aumentar la producción en línea con los objetivos de aumento. Consideramos que eso es improbable, lo que sugiere que el superávit será inferior a las estimaciones del grupo«, concluyen los analistas.

Se trata del factor determinante que ha llevado a Repsol a liderar el Ibex 35 durante el presente ejercicio, por lo que de prolongarse este escenario la compañía que preside Antonio Brufau tiene motivos para celebrar. Es por ello que los analistas siguen confiando en el potencial alcista del valor, al que el consenso de mercado otorga un precio objetivo medio de 17,06 euros por acción frente a los 13,3 actuales, lo que significa que podría seguir con el rally un 27% más.

En este sentido, de las 35 casas de análisis que conforman el consenso de mercado recogido por Bloomberg, son 25 las que recomiendan comprar sus títulos, mientras que 10 son más cautelosas mantienen recomendación neutral. Repsol no cuenta con ningún consejo de venta hasta ahora, tampoco tras la noticia negativa que supone el conflicto legal en Perú por el vertido de crudo en sus aguas. Con un panorama de precios del petróleo presionados al alza, el optimismo entre los analistas solo puede verse truncado por la posible indemnización millonaria que haga tambalear las cuentas de la petrolera.

Relacionados