jueves, 06 octubre 2022

Las favoritas de Amancio Ortega en el Ibex se quedan sin potencial ante un futuro incierto

La faceta inversora de Amancio Ortega, dueño de Inditex, comprende desde activos inmobiliarios, empresas de energías renovables, y telecos hasta cables submarinos. En el Ibex 35, el empresario gallego cuenta con participaciones en dos empresas energéticas, Enagás y Red Eléctrica, cuyo 2022 no está siendo el deseado a nivel bursátil, además de tener un futuro incierto a la vista, especialmente por su negocio regulado en el mercado nacional.

En estos casi ocho meses del año, la eléctrica presidida por Arturo Gonzalo Aizpiri pierde más de un 4% de su valor de mercado. Enagás, participada por Amancio Ortega en un 5%, cosechó unos resultados hasta junio por debajo de lo esperado, principalmente por los menores ingresos regulados en España, los mayores costes operativos y el menor rendimiento de su filial estadounidense Tallgrass. Los analistas creen que los beneficios de la gasista se verán presionados por la situación en el mercado nacional.

«La tendencia a la baja de los beneficios de Enagás a medio plazo puede prolongarse debido al escaso crecimiento de la base de activos regulados y a los escasos beneficios de su cartera internacional», destacan los expertos de Bloomberg Intelligence en un reciente informe. Desde la firma de análisis creen que los ingresos regulados básicos en España se reducirán durante el período de 2021-2026. Los motivos principales son la reducción del gasto de capital, la eliminación progresiva de los ingresos ligados al volumen y el endurecimiento de los límites de los costes operativos.

ENAGÁS SEGUIRÁ LASTRADA EN BENEFICIOS

Asimismo, consideran que los ingresos asociados de la compañía en el extranjero pueden seguir lastrados por la lenta recuperación de los beneficios y de los dividendos de Tallgrass. «El plan de rotación de activos en Latinoamérica puede ayudar al flujo de caja, pero puede diluir los beneficios más allá de las posibles ganancias de capital puntuales», añaden los expertos.

Lo cierto es que Enagás tiene un futuro incierto por delante y los analistas no respaldan a la gasista. De este modo, el consenso de mercado recogido por Bloomberg otorga un precio objetivo medio de 19,29 euros, lo que se traduce en un potencial de retorno nulo teniendo en cuenta el último precio de las acciones de la compañía.

En este sentido, se puede comprobar que la mayoría de los expertos creen que no es buena idea tener en cartera este valor. De las 22 casas de análisis que evalúan el comportamiento de la energética en el selectivo español, 11 otorgan consejo de venta sobre sus títulos y 9 aconsejan mantenerse neutral en el valor. Solo dos firmas aconsejan comprar sus acciones.

RED ELÉCTRICA: AVANCE LIGERO EN UN MERCADO EXIGENTE

Por parte de Red Eléctrica, donde el empresario dueño de Inditex controla también el 5% de la compañía, su evolución bursátil este ejercicio es mejor que la de Enagás. La eléctrica avanza un discreto 3% en el Ibex 35, una ligera revalorización apoyada sobre sus resultados trimestrales. Si bien es cierto que el balance anual es positivo, los analistas no ven en la firma motivos para confiar en un rally alcista que haga de la compañía un valor atractivo a vista de inversores.

En este caso, la compañía consiguió reducir su deuda considerablemente gracias a las desinversiones llevadas a cabo durante los seis primeros meses del año, como la venta del 49% de Reintel a KKR por 995 millones de euros. También obtuvo buenas cifras en su negocio internacional y en la división de telecomunicaciones, según apreciaron los analistas tras la presentación de resultados. Sin embargo, en el mercado nacional la energética cayó un 2% en el negocio regulado.

Para algunos analistas, las cifras reportadas por la compañía, a pesar de la mejora en los aspectos mencionados, siguen considerando que su cotización puede continuar lastrada. En este sentido, desde Renta 4 creen que Red Eléctrica «se encuentra en niveles muy exigentes» por lo que reiteran su recomendación de infraponderar sobre el valor, a un precio objetivo de 16,28 euros, más de tres euros por debajo de su cotización actual.

El consenso de mercado recogido por Bloomberg fija su precio objetivo medio en los 18,35 euros por acción, una cifra inferior a la actual, situada en los 19,42 euros. Esto supone que los expertos, no solo no creen que la compañía tenga motivos para revalorizarse, sino que tiene que asumir todavía caídas en torno al 6% hasta reencontrarse con el precio real al que debería cotizar. Asimismo, de las 22 firmas que siguen su evolución, 18 recomiendan deshacerse de sus títulos, 8 aconsejan mantener el valor en cartera y solo 2 recomiendan comprar sus acciones.

Relacionados