jueves, 06 octubre 2022

El mercado en caída libre: «No hay argumentos para una recuperación consistente»

El mercado continúa instalado en el pesimismo tras las palabras de Jerome Powell acerca de la continuación de la política económica. El presidente de la Fed aseguró la semana pasada en el simposio de banqueros de Jackson Hole que los tipos elevados permanecerían durante un tiempo como medida de los bancos centrales para tratar de frenar la inflación.

Un discurso marcado por el tono hawkish que ha provocado caídas en los mercados a lo largo de la semana, impulsadas también por la previsión de que el BCE adopte esta misma visión y suba los tipos de interés incluso a 75 puntos básicos antes de que termine el año. La situación ha sentado especialmente mal en los mercados europeos, azotados por una elevada inflación persistente en la Eurozona habiendo mostrado un nuevo máximo en el mes de agosto.

El Ibex 35 sufre la peor racha desde 1987 en cuanto a sesiones consecutivas perdiendo valor. El índice encadena 12 sesiones de pérdidas y ya se sitúa en los 7.800 puntos tras un mes de agosto para olvidar. En este entorno de subidas de tipos, inflación desbocada y los continuos cierres del grifo del gas por parte de Rusia a Alemania, los mercados se preparan para una segunda mitad del año difícil.

«Las declaraciones de Powell han sido el factor determinante para justificar los movimientos bajistas de las bolsas en las últimas sesiones. Pero, lo cierto es que la complacencia que habían mostrado desde finales de junio y hasta la primera mitad de agosto no estaba para nada justificada, ya que había más deseo de que se produjera una menor actividad de los bancos centrales ante un proceso recesivo global de la economía, que la certeza de que esto sucediera«, explica a Inversión.es Antonio Castelo, analista de iBroker.

¿REMONTADA? EUROPA SE QUEDA SIN ARGUMENTOS

Ante esta tesitura, los inversores reducen posiciones en renta variable y buscan refugio en otros activos como el dólar o los bonos soberanos. El contexto económico para los próximos meses ensombrece las estimaciones de los analistas y los expertos no creen que las bolsas puedan protagonizar una remontada a corto plazo y recuperar lo perdido. De hecho, el miedo y la incertidumbre cada vez pesan más en un entorno de riesgo.

«Aunque Reserva Federal y Banco Central Europeo suban tipos de referencia en las próximas reuniones, estos se encuentran muy lejos de los niveles de inflación actuales, y los inversores parecen ser conscientes de ello. El ambiente de complacencia de las pasadas semanas ahora ha dado paso al temor a una reacción monetaria contundente por parte de los bancos centrales», señala Castelo.

Con Rusia poniendo en jaque la soberanía energética de Alemania, tras un nuevo corte del suministro de gas natural a través del Nord Stream 1 por causas «técnicas», el sentimiento bajista gana en intensidad por momentos. Para el experto de iBroker, los vaivenes del país liderado por Putin en cuanto al suministro «generan más preocupación por el impacto que podría tener un corte definitivo en el coste de la energía».

En este sentido, el analista considera que no habrá remontada por el momento en un escenario negativo que no da motivos para la recuperación. «Podemos ver episodios de recuperación como los que hemos tenido durante buena parte del verano, pero por el momento entendemos que no hay argumentos que justifiquen una recuperación consistente, especialmente en Europa«, añade.

LA BANCA DE INVERSIÓN PONE EN CUARENTENA LA RENTA VARIABLE

La visión pesimista o, cuanto menos cautelosa, sobre los mercados de valores está bastante extendida entre las principales firmas de inversión a nivel global. Las últimas valoraciones realizadas por las entidades están marcadas por el tono negativo y el consejo de reducir la exposición en renta variable de cara a la segunda mitad del ejercicio. De este modo, entidades como Deutsche Bank han rebajado su recomendación sobre la renta variable europea a neutral.

Otras firmas como Bankinter han ido cambiando su estrategia durante todo el año, aconsejando reducir exposición en este tipo de activos y tomar posiciones más defensivas. También desde la firma estadounidense Morgan Stanley han señalado recientemente un empeoramiento de las previsiones económicas de la eurozona, principalmente por la crisis energética que afecta al Viejo Continente.

En este sentido, el banco espera que la recesión sea más profunda de lo esperado en el cuarto trimestre del año, lo que provocará una recuperación más lenta par la primera mitad de 2023. Los hay más negativos como el banco Credit Suisse, que ha sido de los últimos en pronunciarse respecto a sus perspectivas económicas para lo que resta de año.

La firma suiza aconseja infraponderar en las bolsas globales tras las declaraciones de Powell en Jackson Hole por el escenario de desaceleración, la alta inflación y las subidas de tipos. No es la única entidad en posicionarse de esta manera, ya que el pasado julio BlackRock ya anunció su cambio de recomendación desde neutral a infraponderar por el riesgo de unas subidas de tipos «agresivas» para contener la inflación. Un consejo que también ofrece Bank Of America, habiendo pasado de neutral a negativo este agosto.

LOS RESULTADOS TRIMESTRALES PROVOCARÁN REVISIONES A LA BAJA

La opinión generalizada es que después del rebote del verano, las caídas se acentuarán en los próximos meses. La crisis energética y la inflación son las principales causas, que para los expertos harán mella en los próximos resultados trimestrales. Es por ello que por este motivo se sigan viendo nuevas revisiones a la baja tras la nueva oleada de resultados que se den en el mes de octubre. Así lo entiende Antonio Castelo, quien considera un factor preocupante de cara a la evolución de las bolsas.

«Hasta ahora las empresas han ido salvando el tipo y, a pesar de descensos en ventas y beneficios en algunos casos y de revisiones a la baja de las guías empresariales, más o menos, el buen tono se ha mantenido. Pero es muy probable las revisiones a la baja sean más contundentes y con unos tipos de interés más elevados, las valoraciones de los analistas se resentirán«, concluye el experto.

Relacionados