lunes, 26 septiembre 2022

Los inversores cambian el bitcoin por el petróleo y el dólar

La tendencia bajista de los mercados está provocando la desbandada de inversores en renta variable y en activos volátiles que no están viviendo sus mejores días en el contexto económico actual. En este sector se encuentran las criptomonedas, cuyos buques insignia, bitcoin y ethereum, pierden cerca del 70% de su valor desde que tocaran máximos históricos a principios de noviembre de 2021. Muchos expertos llevan meses calificando la situación en la que se encuentran estas divisas como un criptoinvierno.

A pesar de que desde diferentes sectores del ecosistema se ha defendido la idea de las criptomonedas como activos en los que refugiarse cuando el sentimiento bajista aprieta y la economía global parece tambalearse, la realidad durante este año ha demostrado lo contrario hasta el momento. Las previsiones de algunos analistas sobre la posibilidad de que el bitcoin llegase a los 100.000 dólares a lo largo de este año de momento se están quedando en papel mojado.

La guerra en Ucrania provocada por la invasión rusa y las consecuencias inflacionistas y de desaceleración de la economía que estamos viviendo no han dado motivos para el repunte de estas divisas, que han seguido en caída libre hasta hoy. Aunque, si bien es cierto que muchos de los especuladores a corto plazo han salido del mercado, vendiendo en pérdidas, todavía existen muchos inversores que ven en las criptomonedas un objetivo a largo plazo.

El bitcoin en el entorno de los 19.000-21.000 dólares y el ethereum en el de los 1.000-1.600 dólares parecen haberse estabilizado (o estancado) en niveles muy inferiores a los alcanzados durante la explosión alcista que protagonizó el año pasado. Un escenario que ha favorecido a otros productos de inversión como el dólar o el petróleo, que en tiempos de crisis han vivido fuertes subidas y se han posicionado como opciones atractivas en medio del caos de los mercados.

EL DÓLAR SE HACE FUERTE CON LAS SUBIDAS DE TIPOS

«Se trata de un proceso habitual en los mercados financieros: los inversores fijan su atención en los productos que más suben y cuando el cicla alcista de estos se completa buscan otras alternativas de inversión», explica Inversión.es Antonio Castelo, analista de iBroker. Entre estos activos se encuentra el dólar, que ha demostrado su fortaleza a raíz de las subidas de tipos impulsadas por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) en detrimento de un euro condicionado por las actuaciones del Banco Central Europeo (BCE) y la crisis energética de Europa.

«La evolución de los precios de las criptodivisas coincidiendo con el comienzo de la pandemia y hasta los máximos de mediados de 2021 había sido espectacular, mostrando una subida casi del 900% en productos como el bitcoin. Buena parte de esa subida estuvo alimentada única y exclusivamente por el movimiento alcista, que llevó a muchos inversores a fijarse en estos productos sin entender realmente de qué se trataba«, asegura Castelo.

El billete verde opera cerca de los máximos de dos décadas y su cotización roza las 110 unidades. Por su parte, el petróleo, otro de los activos en los que se han refugiado los inversores, ha reflejado la máxima volatilidad del mercado de futuros, especialmente desde que estallara la guerra. El barril de crudo Brent, de referencia europea, experimentó un rally alcista del 58% hasta junio y llegó a rozar los 140 dólares en marzo.

LOS INVERSORES BUSCAN ALTERNATIVAS PARA GANAR DINERO RÁPIDO

También el crudo West Texas llegó a alcanzar cifras elevadas, superando los 125 dólares por barril. Tras la explosión al alza, el petróleo volvió a caer y ya encadena tres meses de pérdidas, con el Brent por debajo de los 95 dólares y el West Texas por debajo de los 90. Las tensiones por los niveles de producción a los que están dispuestos a llegar los países que conforman la OPEP+ y el descenso en el consumo son factores que están ajustando el precio del crudo de nuevo.

Sin embargo, todavía hay analistas que esperan que vuelvan a producirse fuertes subidas y que el precio se mantenga por encima de los 100 dólares lo que resta de año. Tanto los futuros del dólar como los del crudo han sido alternativas par los inversores de corto plazo o traders, que han visto oportunidad de ganar dinero rápido con las fuertes subidas fruto de la volatilidad del mercado. Algo que no sucede con el mercado criptográfico desde hace meses.

«El posterior pinchazo de la burbuja llevó a buscar otras alternativas para ganar dinero rápido y el dólar (cada vez más fortalecido contra el resto de divisas) y más el petróleo, con fuertes subidas desde los primeros momentos en los que se vislumbraba una salida de la crisis pandémica y un aumento de la actividad, (movimiento alcista apoyado después por el estallido de la guerra en Ucrania), ha hecho que los que han ido saliendo de posiciones en criptodivisas hayan fijado su atención en estos activos, que si bien se han mostrado menos volátiles que las criptomonedas, han obtenido buenos resultados en los últimos meses«, concluye el experto.

Relacionados