domingo, 25 septiembre 2022

Fluidra: cuando el mercado castiga el momento e ignora sus fundamentales

Fluidra se ha convertido en el peor valor del Ibex este 2022. El fabricante de piscinas pierde más de la mitad de su valor desde enero y los bajistas aumentan la presión en el peor momento bursátil. A pesar de contar con unos fundamentales sólidos, el temor en los mercados por la recesión económica y la situación en el mercado inmobiliario estadounidense castigan su cotización. Los expertos dudan ahora de si la compañía podrá trasladar los costes a los clientes y cumplir sus ambiciosas guías para final de año, lo que se ha seguido dando impulso a la «bola de nieve» que ya iba cuesta abajo.

El contexto económico marcado por la elevada inflación está añadiendo dramatismo al rally bajista de la compañía y las perspectivas son cada vez menos halagüeñas. Aunque la dualidad que mantiene en cuanto a su situación financiera y la reflejada en el mercado hace que los expertos duden de lo que pueda deparar el futuro próximo a la firma española.

«Es difícil de determinar, ya que ahora mismo, siguiendo criterios de análisis técnico, se encuentra en una situación terriblemente complicada, con un soporte en el entorno de los 14,00 /14,30 euros por acción, un segundo soporte en el entorno de los 10,00 / 11,00 euros y después ya los mínimos de 2020. Una caída a esos mínimos supondría dejarse un 48% adicional desde los niveles en los que se encuentra ahora mismo. La verdad es que su gráfico asusta», explica Antonio Castelo, analista de iBroker a Inversión.es.

EL DESCENSO EN EL CONSUMO EN EE.UU. PASA FACTURA A FLUIDRA

Las presiones inflacionistas, el aumento del precio de las materias primas y el miedo a un descenso en la demanda ante el escenario de recesión del que alerta el mercado son las principales causas de la mala situación del fabricante de piscinas. Factores que se suman al mal momento del negocio inmobiliario en Estados Unidos, donde Fluidra tiene buena parte de su negocio.

Asimismo, la compañía que preside Eloi Planes también está siendo castigada en el mercado por otros factores como el descenso del consumo en la población, ya que el 75% del volumen de negocio de Fluidra se centra en el denominado aftermarket, que incluye mantenimiento, repuestos, y mejoras en piscinas actualmente instaladas. Es decir, el descenso en la demanda del consumidor en este segmento tiene más impacto que la evolución del mercado inmobiliario en sí.

En este contexto negativo, los hedge funds continúan presionando a la compañía y esperan más caídas del valor. Los fondos bajistas Kintbury Capital y AKO Capital, que aparecieron recientemente en su capital, han aumentado sus posiciones en corto en contra de Fluidra. El primero aumentando sus cortos del 0,6% al 0,75% el pasado 1 de septiembre y el segundo pasando de una posición bajista del 0,59% a una del 0,77% el día 2 del mismo mes.

EL MERCADO DUDA DEL CUMPLIMIENTO DE SUS GUÍAS

En total, Fluidra cuenta con hasta el 2,84% de su capital en manos de bajistas. Los fondos de cobertura que también apuestan en corto contra la compañía son AQR Capital Partners (0,51%) y Fosse Capital Partners (0,81%), según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para Castelo, las fuertes caídas se explican a través de varios factores. «Después del confinamiento, el regreso a la actividad de una empresa como Fluidra, con unos excelentes fundamentales, con bajo endeudamiento y muy bien valorada por los analistas que la siguen, despertó muchas expectativas. Generadora de mucha caja, podía transmitir a sus clientes casi cualquier subida en sus costes», explica.

Sin embargo, de repente se empiezan a generar las dudas. «La inflación persiste, ya no es tan claro que se puedan trasladar costes y además, aunque la empresa mantiene su guía para 2022, los analistas que llevan el valor ya no tienen tan claro que pueda cumplir y las valoraciones se resienten, pasando de un promedio de 39 euros por acción hace un año a 30 en la actualidad», añade el experto.

EL MOMENTO CASTIGA MÁS QUE SUS FUNDAMENTALES

Es por ello que en un momento de incertidumbre actual los inversores siguen penalizando al valor, a pesar de que el consenso de mercado otorga un potencial de revalorización cercano al 90%, en parte debido a las fuertes caídas que protagoniza desde enero. Si bien es cierto que, como menciona el analista, el recorte en el precio objetivo con respecto al ejercicio anterior ha sido abultado y el mercado también lo está teniendo en cuenta.

«Para decidir sobre el valor y ver si tiene sentido aprovechar el castigo a su cotización para entrar, habrá que ver con atención los números que presenta en los dos próximos trimestres, así como si modificará su guía o no», indica el experto de iBroker. «En algunas ocasiones no sirve que un valor tenga buenos fundamentales si el mercado considera que no es su momento y Fluidra es un caso típico. Así que quizás conviene esperar antes de tomar cualquier decisión de inversión», concluye.

Relacionados