domingo, 25 septiembre 2022

¿Hacia una profunda recesión? el bono americano a tres meses alcanza máximos desde 2008

La economía global se adentra en arenas movedizas en cuanto al análisis de la curva de tipos invertida se refiere. El bono estadounidense a tres meses marca máximos no vistos desde 2008, cuando estalló la burbuja inmobiliaria y dio paso a la desconfianza en el sistema financiero. Asimismo, China ya no logrará un crecimiento robusto. Según el banco de inversión Nomura, la economía del gigante asiático ascenderá a un ritmo de tan sólo el 2,7%.

De esta forma, la economía basada en el consumo y la fábrica mundial se detienen, un mal augurio para el resto de países, especialmente los europeos que se enfrentan a la peor crisis energética conocida desde 1973. La estanflación, además, continúa su rumbo, con precios que no logran reducirse y una recesión que promete ser profunda, pero sin que nadie se aventure a augurar su duración.

sería apropiado en algún momento reducir el ritmo de los aumentos de la tasa de política monetaria mientras se evalúan los efectos de los ajustes de política acumulativos sobre la actividad económica y la inflación

Este mes de agosto, la economía estadounidense confirmó su entrada en recesión, la cuarta en poco más de un década, mientras que la curva de tipos, lejos de relajarse con las subidas agresivas de la Reserva Federal, prosigue su inversión a un ritmo aún más alto. Por el momento, la Reserva Federal de Estados Unidos ha aflojado su agresividad, según ha puntualizado en el Libro Beige, y realizará suaves subidas de tipos de interés para contener la inflación. Una muestra que podría suavizar la recesión.

LA FED REDUCE SU AGRESIVIDAD EN UN MOMENTO DE MÁXIMA TENSIÓN

«Los participantes consideraron que, a medida que la postura de la política monetaria se endureciera aún más, probablemente sería apropiado en algún momento reducir el ritmo de los aumentos de la tasa de política monetaria mientras se evalúan los efectos de los ajustes de política acumulativos sobre la actividad económica y la inflación«, ha indicado.

El precio del bono estadounidense se ha hundido, mientras que el interés que ofrece en el mercado secundario supera ya el 3%. Esta letra a tan sólo 90 días es la única que se encuentra aún por debajo de la rentabilidad que exigen los inversores por el bono a diez años, que marca el 3,13%, tan sólo una décima más que el 3,03% de la deuda a corto plazo.

La inflación se desboca y mete a los hogares en recesión
04-10-2017 El Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) ha aprobado este martes un crédito de 637,8 millones de dólares para Ecuador con el objetivo de apoyar la balanza de pagos, informó el organismo en un comunicado SUDAMÉRICA ECUADOR ECONOMIA TWITTER

Otro de los movimientos que están preocupando en el mercado son algunas similitudes en el comportamiento de algunos índices. El consumo comienza ralentizarse debido a la alta inflación. Los principales productos afectados son la tecnología, como dispositivos móviles, y bienes de equipo. Pero también se están recortando gastos en el transporte, bares, restaurantes e incluso en productos básicos, como higiene personal y perfumes. Muestra de ello es que el índice mundial de precios de los alimentos ha retrocedido un 1,9% este mes de agosto, tras desplomarse un 9% en julio. Esta misma caída se produjo de forma similar en 2008.

EL INTERVENCIONISMO DE EUROPA, LA GRAN AMENAZA

Sin embargo, las causas son muy distintas. Las empresas han disparado los precios al consumidor para retener los márgenes y no verse afectadas por la crisis energética. Así, la mayoría ha trasladado los precios, sin asumir costes. La estrategia funciona siempre y cuando la demanda se mantenga. «Quien compra pan todos los días lo seguirá haciendo«, afirmó un funcionario del Instituto Nacional de Estadística a preguntas de INVERSIÓN. No obstante, hasta en el pan se está recortando.

Sin el consumo de los estadounidenses y con la industria europea a medio gas por los precios energéticos y la falta de componentes, como microchips, el escenario no augura un último trimestre optimista. La situación es de tal calibre que Europa ha adoptado medidas intervencionistas, impropias de una región que aboga por la libertad económica. Por un lado, Bruselas estudia la posibilidad de topar el precio de la electricidad en 200 €/MW. La propia Comisión Europea instó a España a anular el límite de los 183 €/MW en julio del pasado año y ahora trata de imponer la misma medida a todos los países. Un sinsentido y una muestra de la gestión ineficiente.

Asimismo, Europa se enfrenta al invierno más duro que se recuerda en el último medio siglo. La amenaza cada vez más creíble de Rusia de cortar el suministro si no se levantan las sanciones económicas ha obligado a comprar gas a precios de oro, disparando así la factura energética, especialmente en Reino Unido y Alemania, donde se estiman precios de 1.000 euros por MWh.

NOMURA HUNDE LAS PREVISIONES SOBRE CHINA

En Reino Unido, por su parte, el premio de los concursos ha pasado de unos pocos miles de euros a abonar las próximas cuatro facturas de la luz, mientras las eléctricas tiemblan por los impagos. Algunas en España han contactado con cobradores de morosos para obligar al pago de la deuda.

En China, además, el sector de la construcción ha iniciado su declive, mientras la industria no produce a un ritmo normal debido a las restrictivas medidas para contener los contagios. Según Nomura, los nuevos controles afectarán al 12% del PIB del país a partir de este martes, frente al 5,3% de la pasada semana. El banco japonés ha actuado en consecuencia y reducido una décima su estimación de crecimiento para todo el año al 2,7%. Entre las ciudades afectadas se encuentra el centro tecnológico de Shenzhen debido a los nuevos casos de coronavirus.

La ciudad de Chengdu, según el banco japonés, ha ordenado el confinamiento masivo a la espera de las pruebas. Sin mano de obra no hay fábrica ni producción. Esta nueva previsión de crecimiento es la más baja realizada sobre China en lo que va de año, si bien los bancos de inversión ya habían recortado sus estimaciones por las restricciones y el deterioro del sector inmobiliario.

Así las cosas, la incertidumbre se cierne no sólo con Europa o Estados Unidos, sino también con China. Una situación de incertidumbre total de cara al cierre del año, donde los bancos centrales tienen la voz cantante.

Relacionados