martes, 27 septiembre 2022

El mayor problema para IAG será la escasez de pilotos

El sector de las aerolíneas en Europa está en uno de sus momentos más complicados del año. Las continuas huelgas de trabajadores en el seno de las principales compañías, el descenso en la demanda de pasajeros y los elevados combustibles a causa de la inflación son los frentes abiertos más importantes que presentan. Además, la falta de personal ya está provocando miles de cancelaciones en algunas de las firmas de mayor relevancia como British Airways, perteneciente al holding hispano-británico IAG.

La falta de personal de tierra en aeropuertos se ha hecho notar a lo largo del verano, tras los despidos ejecutados en el año de pandemia. Ahora, y especialmente de cara a los años venideros, las aerolíneas europeas se enfrentan a una escasez de pilotos, tensionando más el mercado y poniendo en juego la competitividad de algunas compañías. Una de ellas es la alemana Lufthansa, que llegó a un acuerdo recientemente con sus trabajadores para evitar nuevos paros y cancelaciones de vuelos.

«La escasez de pilotos en el mundo podría revertir las ganancias de costes laborales en Lufthansa, ya que el sindicato presiona para obtener aumentos saludables y una recombinación de la plantilla», comentaban los analistas de Bloomberg Intelligence en un informe anterior al acuerdo laboral. Para los expertos, la empresa germana debe recortar costes para competir eficazmente con otras aerolíenas como Ryanair, EasyJet y Wizz Air, puesto que la demanda de ocio está impulsando los viajes en un entorno actual marcado por la debilidad económica y los altos precios de la energía.

LA ESCASEZ DE PILOTOS OBLIGA A NEGOCIAR AL ALZA PARA RETENERLOS

Esta situación pone de manifiesto la complicada situación en la que se encuentra, al tener que asumir mayores costes que le restarán competitividad frente a sus homólogas. De su lado, el acuerdo con los pilotos supone retener entre sus filas activos cada vez más cotizados por su escasez. Pero Lufthansa no es la única aerolínea que debe poner el ojo en el número de trabajadores aéreos, sino que es un problema endémico en el sector europeo.

«Según los datos sobre jubilaciones, la oferta de pilotos en EE.UU. podría ser menor a medida que las jubilaciones alcancen su punto máximo en la próxima década. Las acciones laborales en EE.UU. y Europa indican que esta escasez es global, lo que da poder a los sindicatos», destacan los analistas de la firma estadounidense.

En este sentido, los datos de jubilación en el país norteamericano reflejan que casi el 40% de los pilotos se jubilarán en los próximos 10 años. Cabe destacar también que los programas de jubilación anticipada provocados por la pandemia aceleraron tanto las salidas que aerolíneas estadounidenses como Delta, American Airlines y United están ahora muy centradas en la contratación y retención de pilotos.

LAS AEROLÍNEAS DE ORIENTE MEDIO Y ASIA ESTÁN AL ACECHO

«Aunque las aerolíneas europeas, especialmente Lufthansa, no han recurrido a la jubilación anticipada para reducir las filas de pilotos, la demografía de la plantilla global suele ser homogénea», explican los expertos y añaden que las tensiones laborales en Europa reflejan también la falta de pilotos en el territorio, que a su vez pueden aprovechar otras compañías del sector con ofertas más atractivas.

«Las acciones laborales indican que Europa también necesita pilotos, lo que obliga a Lufthansa, IAG y Air France a centrarse en la retención. Los pilotos son una mano de obra móvil, y cuando las compañías aéreas de Oriente Medio o Asia vuelvan a ponerse en marcha, contratarán», concluyen.

En este contexto, Iberia Express, la filial española de bajo coste de IAG también está inmersa en negociaciones con los tripulantes de cabina de pasajeros (TPC) por la mejora de las condiciones salariales. Una situación que desde el sindicato USO ya avisaron de que podría extenderse también a los pilotos de la compañía. Del mismo modo, en British Airways los pilotos también podrían llegar a este término tras el éxito cosechado por el personal de tierra en las negociaciones con la aerolínea británica del grupo.

LOS BILLETES DE AVIÓN CADA VEZ MÁS CAROS

Con las tensiones laborales incrementándose para negociar unas condiciones más favorables por parte de los trabajadores ante el aumento del precio de la vida por la inflación, las aerolíneas europeas tendrán que aceptar en mayor o menor medida si quieren retener personal y hacer frente a la demanda. Un escenario que implica aumentar sus costes en un contexto cada vez más complicado a nivel de costes.

Es por ello que para compensar, tanto IAG como sus homólogas ya están aumentando el precio de sus billetes y todo indica a que la tendencia seguirá en esta línea. Así lo recoge el estudio realizado por la empresa de pagos online Wise, que indica que Iberia y Air Europa aumentaron más de un 50% el precio de sus billetes durante este verano. Iberia Express, aunque en menor medida, también elevó sus tarifas cerca de un 20%.

Relacionados