domingo, 25 septiembre 2022

El oro se lastrará al igual que el precio de la vivienda en 2008

El oro no brilla con la misma intensidad en los mercados actuales, el patrón dólar y los rendimientos del tesoro siguen comandando el interés de los inversionistas, mientras el incremento en las tasas de interés provenientes de los bancos centrales perjudica la evolución del metal preciado. Cerca de un 5% de desvalorización ha tenido el oro en lo corrido de 2022 y mantiene probabilidades negativas de mayor escala en el corto y mediano plazo. Los inversionistas en metales preciosos siguen sudando ante el comportamiento de un metal, que parece no ser una suficiente cobertura contra el problema de la crisis actual propiciada principalmente por la inflación.

El fortalecimiento del dólar americano impulsado por la agresiva política monetaria que la Reserva Federal instauró para frenar el crecimiento de la inflación y al mismo tiempo, el aumento de los rendimientos de los bonos, trasladaron en primera instancia el capital especulativo y posteriormente el de cobertura hacia la divisa verde, razón por la cual hemos visto divisas como el EUR/USD volver a niveles de hace más de 10 años, inclusive, ubicándose por debajo de la paridad.

En los últimos días, el famoso Ray Dalio, fundador y gestor del fondo de inversión más grande del mundo Bridgewater Associates , anunció nuevamente relevantes y alarmantes declaraciones sobre un probable colapso de los mercados antes de finalizar el año, sustentando su hipótesis en el desarrollo de los mercados cargados de excesiva especulación los cuales, posterior a la llegada de la pandemia, alcanzaron en menos de un año revalorizaciones superiores al 100% al estilo de las criptodivisas en sus inicios, situación que nunca antes se había visto.

¿QUÉ PASARÁ SI SE DESPLOMAN LOS MERCADOS?

Uno de los casos de análisis más concurrentes, es la revalorización del 116% del índice Standard and Poor’s SP500 desde los mínimos creados por la pandemia hasta los máximos alcanzados en diciembre de 2021 mientras, por su parte, el oro crecía apenas en un 44%. Luego, con la llegada de la incursión bélica de Rusia contra Ucrania que auspiciaba mayor pánico bursátil, el oro tomó un repunte cercano al 12% mientras que el índice de referencia norteamericano se mantuvo en un breve periodo de lateralización positiva, sumando el 9,8% de revalorización.

Aquí, a simple vista, lo cierto es que, en situaciones de crisis, el oro debería repuntar por encima de cualquier índice, pero en esta ocasión, hasta las criptodivisas y los NFTs, absorbieron el capital que normalmente recogía el oro. Según Dalio, en los próximos meses todos los mercados tendrán un desplome cercano a entre el 20 o 25% adicional al que ya han presentado, lo cual, para el caso del SP500 no es descabellado, ya que encontraría su nivel de soporte y área de regularidad aproximado inicialmente entre los 3.200 y 3.300 puntos, justamente, los niveles previos a la llegada de la pandemia.

ORO Inversion.es

Este movimiento podría ejercer cierta presión alcista en el oro que le permitiera alcanzar nuevamente posiciones por encima de los 1.920 dólares que corresponden a los máximos registrados en 2011 y que, a su vez, hacen parte de la estructura de cierre del ciclo macro que el precio debe superar si desea retomar un camino alcista.

EL ORO PUEDE DEJAR DE SER REFUGIO

Caso contrario, lo que estaríamos viendo en el oro es un trabajo por debajo del cierre de ciclo que, después de la asimetría registrada en la semana del 14 de marzo, vislumbra un potencial movimiento de desplome que, de quebrar los 1.700 dólares, podría llevarlo inicialmente hasta 1.400 y posteriormente por debajo de los 1.000 dólares.

Según las declaraciones de Ray Dalio, la bolsa ha sido todo un espectáculo desde la llegada de la pandemia. La manipulación y la especulación han vivido sus momentos históricos más eufóricos y el gran golpe se acerca. Pero una de las grandes diferencias de esta crisis en comparación a las históricas, es que la inflación está afectando el interés por el oro que siempre sirvió de refugio en momentos de crisis.

El mercado está tan sesgado que los inversionistas se abalanzan por el papel en forma de dólares o en forma de bonos por encima de un material útil, de lujo, pero útil. Hay quienes aseguran que, al igual que sucedió en la crisis inmobiliaria, cuando se aseguraba en el subconsciente que una vivienda nunca perdería valor, el oro puede dejar de ser refugio y perder tanto valor que no sólo afectaría a los inversionistas Institucionales y particulares, sino la base y centro de muchas reservas económicas a nivel mundial.

Empezando por el debilitamiento del Kremlin, que a inicios de la guerra instauró el pago de su gas y petróleo en su propia divisa y en oro. Recordemos que, desde inicios de la guerra, Rusia se convirtió en uno los mayores compradores de oro lo que conspirativamente debilitaría su posición en el mundo.

Relacionados