martes, 27 septiembre 2022

Europa puede decir ‘hola’ al desplome del euro

Los nuevos datos del IPC de Estados Unidos revelados el pasado 13 de septiembre han abierto la veda a una nueva subida de tipos de la Fed. La situación económica estadounidense se ha recrudecido después de que los datos de inflación fuesen dos décimas peores de lo esperado. Estados Unidos preveía recortar el IPC del país desde el 8,5% que marcaba en el mes de julio hasta los 8,1%. Sin embargo, la inflación de los States en agosto se ha ubicado en un 8,3%. Pese a la mejora, la reacción inminente fue una caída conjunta de los mercados de valores globales, que, por el momento, se mantiene. 

El pesimismo sigue inundando el entorno financiero. Y es que, pese a que la Fed ha actuado con puño de hierro frente a la inflación, las medidas monetarias parecen no estar dando los frutos que Powell esperaba. Con los nuevos datos de IPC de Estados Unidos, los vientos de que la Reserva Federal vuelva a elevar los tipos de interés soplan con más fuerza. La próxima reunión de tipos de la Fed se celebrará el próximo 21 de septiembre. Atendiendo a la actitud agresiva que ha tomado el equipo de Powell para atajar la inflación, el mercado espera una nueva alza de tipos de no menos de 75 puntos básicos.

UNA NUEVA SUBIDA ELEVARÍA AL DÓLAR 

Cabe destacar que los tipos de interés de los Estados Unidos está situados en un 2’25%. Los analistas esperan que el país norteamericano termine finalice el presente ejercicio con unas tasas de interés no menores a un 3%. De subir los tipos un 0,75%, esta subida se uniría a la llevada a cabo hace dos meses, que también fue de 75 puntos básicos. Pese a esto y viendo que el mercado no descarta un alza de 100 puntos básicos, esta sería la subida de tipos más elevada que la Fed llevaría a cabo en lo que va de año.

EL DÓLAR HA CRECIDO MÁS DE UN 12% CON RESPECTO AL EURO EN LO QUE VA DE AÑO

Ante esto, el dólar sigue escalando en detrimento de un euro que no termina de emerger. La divisa norteamericana se ha visto fortalecida por las maniobras que ha ido llevando a cabo la Fed. Las subidas de tipos, además de ir encaminadas a reducir la inflación, tienden a fortalecer a la divisa de esa región en concreto. El billete verde no ha parado de crecer con respecto al euro. Por el momento, el dólar se ha revalorizado más de un 12% con respecto al euro

Con los nuevos datos de IPC, el dólar ha comenzado a crecer después de haber estado estancado durante cinco días consecutivos. Tras la revelación de los 8,3% de IPC de los States, la moneda estadounidense ha crecido un 2% con respecto al euro. El mercado entiende que la semana que viene la Fed elevará los tipos de nuevo. La única duda reside en si el alza será de 75 puntos básicos o de 100 puntos básicos. 

EL EURO NO EMERGE 

La disonancia está en el euro. La subida de tipos histórica que llevó a cabo el BCE hace apenas una semana no ha cuajado en la valoración de la divisa europea. Bien es cierto que, tras el cambio de política monetaria de Lagarde, el euro creció más de un 1%. Pese a esto, y después de que Estados Unidos revelara su IPC de agosto, el euro se ha vuelto a precipitar. La complejidad de esta historia está en que, con una nueva alza de tipos de la Fed, el mayor damnificado sería el euro. Así lo viene siendo durante todo el año. 

LAGARDE ASEGURÓ QUE HABRÍA NUEVA SUBIDAS DE TIPOS

El euro ha ido perdiendo fuelle a lo largo de los más de ocho meses que han transcurrido. Por el momento, la moneda única se ha depreciado más de un 12% con respecto al billete verde. Hoy por hoy, el euro se encuentra en niveles similares a los que mantenía en 2003. Pese a que el BCE elevó las tasas de interés drásticamente, el euro sigue en el atolladero. Las nuevas medidas económicas que lleve a cabo Lagarde (quien aseguró que las habría), podrían levantar la valoración de la moneda de la eurozona. Pese a esto y atendiendo a la actitud con la que ha actuado la Reserva Federal, todo apunta a que la nueva subida de tipos en EE.UU. fortalecería al dólar, o lo que es lo mismo, lastraría más aún al euro. 

¿HAY ALGUNA OPORTUNIDAD PARA EL EURO?

Los analistas mantienen en que la divisa europea necesita estabilizarse por encima de la paridad para tener una oportunidad de recuperarse. ING cree que el euro/dólar se negociará en un rango de 0,99 y 1.0050 euros.  Actualmente el euro se mantiene por encima de 1,0000. El mercado europeo tiene la mirada puesta en el 27 de octubre, fecha en la que el BCE celebra su próxima reunión de tipos.

Sea como fuere, la dinámica cortoplacista del euro frente al dólar no es halagüeña. El mercado se ha hecho a la idea de que la Fed elevará los tipos de interés nuevamente, y el dólar lo está notando. A la contra, el euro continua en el canal bajista a la espera de un repunte que, por el momento, no llega. Europa se va haciendo a la idea de un nuevo desplome de la divisa única.  

Relacionados