lunes, 26 septiembre 2022

La Fed y la deuda dejan tocado y hundido a Grifols

Grifols no levanta cabeza y acelera el ritmo de la caída en Bolsa, tanto en el Ibex 35 como en Wall Street. La empresa dirigida por Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu muestra una extrema debilidad, con un desplome superior al 27% desde enero. A nivel técnico, Grifols presenta un escenario inundado de incertidumbre como para afirmar un suelo en el valor.

El peor de los escenarios sería acercarse en los próximos días a los mínimos anuales

«A día de hoy, un escenario complicado«. ha sostenido Diego Morín, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN. La compañía cotizada está inmersa en una tendencia bajista pese a los rebotes registrados en los últimos meses, volviendo a incrustarse por debajo de los 14 euros. Para Morín, este nivel es clave para la formación de precios en el valor. El precio actual de las acciones no se ha visto desde hace una década, en diciembre de 2012, con una crisis de deuda encima de la economía y los recortes.

GRIFOLS AÚN PUEDE ACTIVAR SU PEOR ESCENARIO

De esta forma, «el peor de los escenarios sería acercarse en los próximos días a los mínimos anuales», cotas cercanas a los 11,4 euros, registrados hace apenas siete días. «Los precios objetivos de la compañía se han visto modificados, teniendo posibilidad de estabilizarse por encima de los 15 euros», ha considerado el experto. Si bien, el correctivo desde máximos anuales supera el 30%, motivo por el que esperaría a ver una estabilización o la formación de un suelo.

grifols

Todo ello, pese a que a nivel fundamental la empresa ha tenido «ligeras mejoras». Sin embargo, aún lastra un «alto apalancamiento», «cobrándose la desconfianza de los inversores y también de la banca de inversión«. Y es que, la subida de tipos de interés en Estados Unidos y en la Eurozona ponen en riesgo un mayor coste en la futura refinanciación de deuda, cuyo principal vencimiento no tendrá lugar hasta 2025.

Asimismo, la desconfianza ha ido en aumento también por la demanda interpuesta por Cerus Corporation, cuya acción legal ha hecho mella en la cotización. Desde entonces, el precio de la acción no consigue levantar el vuelo y ha perdido la atracción tras el escaso apoyo de los bancos de inversión.

EL BAJISTA AKO CAPITAL, EN TABLAS CON GRIFOLS

El único fondo bajista en Grifols, Ako Capital, está en tablas a cierre de la jornada de este miércoles. Este actor oportunista ostenta el 0,67% desde el pasado 30 de agosto a un precio de 12,08 euros por título. Desde esa fecha, Grifols ha encadenado caídas hasta los 11,4 euros y un importante rebote que le ha levantado de nuevo a los 12,08. De esta forma, se firman unas tablas que tendrán que deshacerse.

Sin embargo, la entrada en el castigado valor «no es apto para todo tipo de inversor, dependerá del riesgo que quiera asumir cada uno, ya que los problemas alrededor de la compañía siguen salpicando a sus títulos», ha comentado Morín. A lo mejor, «para el muy largo plazo, es posible posicionarse, pero con mucha precaución», ha señalado cuando se le pregunta por un posible suelo en el mercado.

En cuanto a los niveles a vigilar, Morín apunta que los soportes pasan por los 10,15 euros por acción, mientras que la primera resistencia a batir se sitúa en los 14,2 euros. En caso de consolidar este nivel, la subida podría proseguir hacia la zona de los 16,35. De esta manera, Grifols presentaría una subida potencial del 17,5% en caso de reconquistar el primer nivel de resistencia y del 35% en el segundo. La caída hasta el primer soporte alcanza casi el 16%.

GRIFOLS, UN POTENCIAL DEL 63% HASTA SU VALOR INTRÍNSECO

Otra de las divergencias existentes en Grifols se centra en el comportamiento de sus acciones «B» y «A». Según Morín, el efecto de la divisa y la política de dividendos entre unas y otras, que no siempre es la misma en todos los países, explica que unas coticen a 12,08 y otras a 8,4 dólares. En este sentido, ha mencionado la diferencia de IAG en Londres y Madrid.

Con todo, el valor intrínseco de Grifols se sitúa en los 19,7 euros por título, un 63% por encima de los niveles actuales. Otras instituciones, como Bankinter, mantienen una postura «neutral» sobre la compañía de hemoderivados, pero reduce el precio objetivo a 15 euros frente a los 17,65 euros anteriores.

En caso de entrar en el sector, Morín se decanta por Takeda o CSL, cuyo impacto internacional es «mayor que el de Grifols debido a sus grandes negocios. Cualquiera de las dos sería buena opción», ha zanjado.

Relacionados