martes, 27 septiembre 2022

Un año del bitcoin en El Salvador: el plan que lo iba a cambiar todo, pero a peor

Hace un año, El Salvador paso a los anales de la historia al convertirse en el primer país del mundo en adoptar al bitcoin como moneda de curso legal. El país presidio por Bukele, el gran prestidigitador de esta medida, se convirtió en el epicentro de la inversión en criptomonedas. La realidad es que la adopción del activo digital como moneda de curso legal supuso un paso de gigantes para un sector que, pese a estar en horas bajas, mantiene su auge. La incursión del bitcoin en la economía de una nación supuso un antes y un después en la forma de ver a estos activos. 

Un año más tarde, todos los buenos augurios que daban no se han cumplido. De hecho, la medida de Bukele se ha convertido en el nuevo coladero de la nación centroamericana. La economía de El Salvador ha ido a peor desde que el bitcoin entró en la misma. Bien es cierto que las circunstancias macroeconómicas no han sonreído a ningún país en el presente año. Aún ello, la presencia del bitcoin en El Salvador, lejos de ser ese catalizador de inversión y el atractivo para las empresas que presumía ser, se ha convertido en un coladero para la economía salvadoreña. 

EL SALVADOR HA DESEMBOLSADO 105 MILLONES 

De entrada, el Gobierno de Bukele ha adquirido 2.381 bitcoins en algo más de doce meses. Atendiendo a que la compra se ha producido los distintos momentos, el valor del BTC ha variado. Aún ello, el país centroamericano ha desembolsado cerca de 105 millones de dólares en la adquisición de la que sigue siendo la criptomoneda más valiosa del mercado. La última compra se produjo a principios de julio, y fue de 80 bitcoin. Bukele siempre ha creído en su idea, y así lo demuestra las compras que El Salvador ha hecho cuando el bitcoin estaba en pleno descenso.

EL VALOR DE LOS 2.381 BTC QUE POSEE EL SALVADOR VALEN ACTUALMENTE CERCA DE 48 MILLONES DE DÓLARES

Habiendo transcurrido un año, la inversión del país con capital en San Salvador se ha depreciado más de un 54%. Es decir, el valor actual de los 2.381 BTC que el país posee es de cerca de 48 millones de dólares. Pese a que la volatilidad puede jugar a favor de la nación americana, el momento actual ha hecho que la inversión de El Salvador ahogue un poco más si cabe a la economía del país. 

24.600 MILLONES DE DEUDA PÚBLICA 

La entrada del bitcoin en El Salvador estaba destinada a dinamizar los pagos, agilizar las transacciones, digitalizar la economía y, en definitiva, a mejorar la salud de esta. Ahora, doce meses después, la jugada de Bukele le está saliendo cara a un país que cuenta con poco margen de error.

El Salvador mantiene una deuda pública que asciende por encima de los 24.600 millones de dólares. Es decir, un país con una economía endeble posee una deuda que es 5.000 millones inferior a la de Estados Unidos, la cual es de las más potentes del mundo. En su momento, el Fondo Monetario Internacional advirtió al Ejecutivo liderado por Bukele de las consecuencias económicas que podría tener la adopción de la moneda electrónica, sobre todo por lo cambiante que es la critpo. La volatilidad es un factor que tiene presencia en todos los activos de las economías, pero en el caso de las criptomonedas, es más pronunciada.

EL MAL MOMENTO DE LA MACROECONMÍA ARRASTRA A EL SALVADOR 

Dentro de los riesgos que conllevaba la adopción del bitcoin por El Salvador, el momento económico ha fagocitado todas las ideas que Bukele tenía. El escenario macroeconómico ha frustrado los intereses que los gobernantes salvadoreños tenían con la presencia del bitcoin. El IPC de El Salvador ha crecido desde el 4,3% que marcaba en agosto de 2021 hasta el 7,7% que marca actualmente. Es decir, en doce meses los precios para los consumidores han ascendido más de un 3%. 

El bit ha caído desde los 45.000 dólares que marcaba el 10 de septiembre de 2021 hasta los 20.000 dólares

Unido a esto, la cualidad de preservar valor que el bitcoin tenía el pasado ejercicio se ha diluido. La criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto se ha depreciado más de un 55% desde mediados de septiembre de 2021. El bit ha caído desde los 45.000 dólares que marcaba el 10 de septiembre de 2021 hasta los 20.000 dólares actuales.

EL MERCADO CRIPTO, BAJISTA

Otro de los factores que ha condicionado a la baja la presencia del bit en la economía salvadoreña es que las criptomonedas no están exentas de los problemas macroeconómicos. Además de ello, los primeros compases del año han sido complicados para la industria criptográfico, viendo como varias plataformas cripto quebraban. Por otro lado, a lo largo de los meses que han transcurrido se ha visto como algunos proyectos asentados del sector cripto caían llevándose consigo la valoración de ethereum o bitcoin, entre muchas otras. 

LA INVERSIÓN DE EL SALVADOR SE HA DETERIORADO EN 56 MILLONES DE DÓLARES

Pese a que el mercado de las criptomonedas sigue funcionando y cuenta con un gran número de adeptos, es cierto que ante el temor y la incertidumbre que sacude al entorno financiero, los inversores se han alejado más de aquellos activos más sensibles a la volatilidad. 

Sea como fuere, la idea de El Salvador con el bitcoin se ha ido derrumbando poco a poco. Pese a que el bit es un activo cambiante, resulta complejo atisbar un cambio tan brusco en la valoración de este. En un momento como el actual, en el que el mercado es bajista, no parece que el BTC pueda crecer de manera abultada. Por el momento El Salvador ha elevado su deuda pública, su IPC ha crecido sustancialmente, y al mismo tiempo ha perdido más de 56 millones de dólares con su inversión en bitcoin. Todo ha cambiado, pero a peor.  

Relacionados