martes, 27 septiembre 2022

¿Fin del rally alcista? Los inversores repliegan velas en Repsol

Repsol concluyó una semana aciaga. Pese a que la petrolera venía siendo uno de los valores más alcistas del Ibex 35, la firma liderada por Brufau cerró la anterior semana bursátil con un descenso cercano al 10%. De hecho, la sesión del pasado viernes fue una de las más bajistas de los últimos meses, llegando a decrecer más de un 3%. Pese a que la empresa con sede en la calle Méndez Álvaro sigue caminando en positivo en lo que va de año, la semana pasada valió para comprobar la sensibilidad del valor a las variaciones macroeconómicas. 

Dentro de que el escenario financiero no es pintón para prácticamente ninguna empresa, la situación actual había beneficiado a Repsol tanto a nivel comercial como en Bolsa. El alza de los precios del petróleo unido a la escasez del esquisto ha catalizado los ingresos de la petrolera, algo se venía extrapolando al mercado de valores, donde Repsol estaba pugnando con CaixaBank por ser el valor más alcista del ejercicio. 

¿HABRÁ REDUCCIÓN DE DEMANDA?

Todo ello quedó en agua de borrajas tras el final de la semana pasada. La firma se ha vio damnificada bursátilmente hablando por los descensos en el precio del petróleo como por la revelación de los impuestos a eléctricas y petroleras de la Comisión Europea. La petrolera nacional no pudo hacer frente a estas dos noticias, las cuales terminaron llevando a la acción hasta los 11,96 euros que marcó en el último cierre. 

El Brent, petróleo de referencia en la eurozona, cayó más de un 3% la semana pasada

Joaquín Robles, analista de XTB, expresa que «los inversores están empezando a poner en precio la posibilidad de que la progresiva desaceleración económica provoque una menor demanda«. De llegar a dase esta situación, los márgenes de beneficios de la petrolera española podrían verse mermados. 

Los precios del petróleo son un indicador directo del valor de la acción de Repsol. El Brent, petróleo de referencia en la eurozona, cayó más de un 3% la semana pasada, tocando niveles similares a los que marcaba en enero del presente año. En la misma línea, el WTI ha descendido más de un 2% desde el pasado lunes de septiembre. 

REPSOL, SENSIBLE A LAS MEDIDAS DE VON DER LEYEN 

No cabe duda de que la depreciación del precio del ‘oro negro’ ha sido uno de los factores que llevó a Repsol a sumirse en la tendencia bajista la semana pasada. Además de ello, el planteamiento de un impuesto sobre los beneficios de las energéticas y petroleras de la Comisión Europea terminó por mermar la acción de la compañía liderada por Imaz. Von der Leyen prevé recaudar 140.000 millones de euros de los beneficios extraordinarios de las firmas energéticas. Pese a que el mercado preveía un mayor impacto sobre las compañías eléctricas, Repsol flaqueó en Bolsa tras el anuncio proveniente desde Bruselas.

«el impuesto europeo podría generar impacto sobre los programas de retribución a los accionistas de Repsol»

Quedo latente que la compañía petrolera es sensible a los cambios macroeconómicos. Antonio Castelo, analista de iBroker.es, considera que «Repsol es muy sensible, porque depende de cómo se instrumente el impuesto, este puede generar mayor o menor impacto en las cuentas de la compañía». El analista añade que el impuesto europeo podría generar impacto «sobre sus programas de retribución a los accionistas, ya sea mediante dividendos o recompra de acciones». Lo venimos viendo a lo largo de todo el ejercicio: la incertidumbre no es un aliado en el mercado de valores. 

LOS INVERSORES REPLIEGAN VELAS EN REPSOL

Ante el desconocimiento de cómo se va a articular el impuesto europeo, el mercado ha optado por desligarse de Repsol. Joaquín Robles, analista de XTB, comenta que «muchos inversores han optado por mantenerse fuera de valor y recoger beneficios después de la subida de Repsol en los últimos meses«. 

Ante estas palabras, analizando el accionariado de Repsol se puede apreciar como varios inversores institucionales han rebajado su posición en la petrolera. Durante la semana pasada se produjeron hasta cuatro ventas abultadas en el capital de la compañía energética. Norges Bank protagonizó la venta más elevada desprendiéndose de cerca de 1.900.000 acciones de la petrolera española. Seguidamente, Crédit Agricole vendió cerca de 1.100.000 títulos de Repsol atendiendo a que podrían obtener rentabilidad viendo como la empresa caía sucesivamente. Allianz y Prudential Financial fueron los otros inversores que soltaron lastre y vendieron alrededor de 400.000 acciones de la compañía de Brufau. 

LOS ANALISTAS MANTIENEN EL POSITIVISMO

Dejando a un lado las ventas, que al fin y al cabo responden a la estrategia de cada fondo, los analistas siguen viendo potencial en Repsol. Pese a que la semana pasada no fue positiva, la compañía cuenta con solidez financiera y, por ejemplo, Joaquín Robles, experto de XTB, espera que la acción se estabilice entre los 11,50 euros y los 12,60 euros. En línea con el positivismo del analista, el consenso recogido por Bloomberg estima que Repsol cuenta con un potencial retorno del 43% en el Ibex 35. Además de ello, la firma española recibió siete recomendaciones la semana pasada, las cuales fueron todas positivas.

Antonio Repsol
Antonio Brufau, presidente de Repsol

Repsol está sujeta a las variaciones en torno al precio del petróleo y, por supuesto, al impuesto europeo sobre las energéticas. No hay que olvidar que la inflación y la subida de tipos son otros dos elementos que juegan un papel crucial en la acción de la compañía. Sea como fure, la empresa liderada por Imaz firmó una semana negativa en un año que, por lo pronto, parece que terminará siendo óptimo para Respol en Bolsa. 

Relacionados