jueves, 01 diciembre 2022

Europa puede dar la bienvenida a la recesión

spot_img

La economía europea sigue contrayéndose a la vez que las circunstancias macroeconómicas empeoran. La eurozona se ha sumido en una vorágine financiera que continúa haciéndose más grande. Los últimos datos del PMI de la zona euro revelan las dificultades por las que atraviesa la economía del Viejo Continente. Los analistas se atreven a hablar de recesión en Europa. Bert Colijn, experto de ING, explica que «el tercer trimestre marca claramente un punto de inflexión para economía de la eurozona». La inflación, la crisis energética, las subidas de tipos…son algunos de los factores que están conduciendo a la economía europea hacia la recesión. 

ING apunta que Europa se está viendo «gravemente afectada» por el incremento de los precios tanto a nivel de consumidor como de productor. Y es que, con un IPC del 9,1%, el Banco Central Europeo aseguró que harían todo lo posible para rebajar una inflación que sigue escalando. La eurozona ya estaba sumida en un problema con la guerra entre Rusia y Ucrania. El conflicto bélico ha catalizado la llegada de obstáculos, sobre todo en materia económica. Esto ha condicionado la actuación de las instituciones económicas europeas, que hasta mediados de año mantuvieron un tono cauteloso por temor a las acciones de Rusia.

EL BCE VA A SEGUIR MOVIENDO FICHA

Pese a ello, el BCE, al igual que sus pares internacionales, ha ido elevado los tipos de interés de forma continuada para, como poco, rebajar le desbocada inflación. Por el momento, las tasas de interés de la eurozona se ubican en el 1,25%. El mercado tiene entre ceja y ceja el próximo 27 de octubre, fecha en la que el organismo de Lagarde se vuelve a reunir para, casi con seguridad, elevar los tipos de interés de nuevo. Colijn sostiene que «un aumento de 75 puntos básicos del BCE está sobre la mesa, a pesar del debilitamiento de la economía».

El continente ha visto como su PMI ha caído hasta 48,2

Con este escenario, los analistas se hacían cuentas de que tarde o temprano la recesión iba a llegar a la eurozona. El continente ha visto como su PMI ha caído hasta 48,2. ING explica que el sector manufacturero está soportando la peor parte de los problemas. Cabe destara que los fallos en la cadena de suministro, sumado a las dificultades para asumir la demanda, han lastrado a las compañías del sector. Además de ello, no hay que olvidar que los altos costes de la energía también han supuesto un varapalo para el sector manufacturero. 

LOS ÍNDICES BURSÁTILES DE EUROPA, EN CAÍDA LIBRE 

Pese a esto, salvo el financiero, que parece estar esquivando el azote de la inflación y la incertidumbre, el resto de los sectores también se han visto lastrados. Así lo podemos comprobar en la valoración de las firmas cotizadas, incluso en los propios índices bursátiles europeos. El Ibex 35 cae por encima de un 14% en el conjunto anual; el CAC 40 francés se deja cerca de un 20% desde comienzos de año; el Dax 30 decrece más de un 23% desde enero; el Eurostoxx 50 se deja más de un 22% en los casi nueves meses ya transcurridos. Los malos augurios sobre la economía europea han erosionado la dinámica de los índices bursátiles del Viejo Continente.

EL EURO NO MEJORA 

Otro de los problemas devenidos por el conflicto armado en Ucrania es la caída del euro. La divisa de la eurozona no logra fortalecerse frente al dólar, que, al contrario de la moneda única, ha crecido gracias a la menor exposición de la guerra entre Rusia y Ucrania y, sobre todo, a la agresividad con la que viene actuado la Fed para atajar la inflación. La Reserva Federal ha llevado a cabo hasta cinco subida de tipos en lo que va de año. Por el momento, el organismo liderado por Powell ha ubicado las tasas de interés por encima del 3%. 

el euro ha decrecido más de un 12% frente al dólar en lo que va de año

Con las continuas subidas de tipos de la Fed, el dólar ha crecido más de un 13% en detrimento de un euro que no logra recuperar lo perdido en lo que va de año. El BCE, a través del incremento de tipos, tiene el objetivo no solo de reducir la inflación sino de impulsar al euro. La moneda europea cede cerca de un 12% frente al billete verde en lo que va de año. 

A nivel consumidor, esto se traduce en que el euro vale menos en un momento en el que los precios van al alza. ING señala que los consumidores están empezando a ser más cautelosos con el gasto a medidas que aumentan las facturas de energía en la eurozona. Europa está entrando en un territorio pantanoso.  Inflación, nuevas subidas de tipos, recrudecimiento de la guerra en Ucrania, inestabilidad política en varios países como Italia y, por supuesto, crisis energética en todo el continente. Los datos del PMI de la eurozona viene confirmando lo que es un secreto a voces: la llegada de la recesión económica. 

Relacionados