jueves, 01 diciembre 2022

Si Endesa vulnera la directriz alcista, se desplomará un 30%

El sector energético, gasístico y de petróleo, donde se encuentra Endesa, corre apresuradamente para presentar las enmiendas antes del 3 de octubre sobre el impuesto que el gobierno de Pedro Sánchez interpuso a los beneficios extraordinarios de estas compañías a cierre de 2022 y 2023. Endesa, que es una de las empresas afectadas, acusa de injusta la ley aduciendo que no se puede aplicar dicho impuesto de manera igualitaria sino equitativa. Su análisis proviene del informe que realizó Endesa sobre el crecimiento del resultado bruto de explotación (Ebitda) encargado a Afi, el cual arrojó incrementos hasta del 12% para el primer semestre del año en comparación al primer semestre del año anterior. Por el otro lado, las empresas relacionadas directamente al sector petrolero y de gas, incrementaron su Ebitda en el 100% en parte gracias a la exponencial subida de los precios de los productos primarios.

Lo cierto es que las acciones de Endesa están absorbiendo el mal sabor de una crisis que va para largo sin poderse recuperar desde la llegada del Covid-19. Tan sólo en lo corrido del año, las acciones de Endesa se han desvalorizado cerca de un -20% al momento de realizar este artículo. Pero lo más preocupante, es que la estructura técnica empieza a mostrar mayor debilidad y por ende potenciales desplomes adicionales de su acción que no serán fáciles de sostener.

ENDESA EN BOLSA

Las acciones de Endesa en gráfico de marco mensual han desarrollado desde 2002 una directriz alcista que incluso con la llegada de la pandemia fue respetada. Pero en este momento, la vela de gráfico semanal está desarrollando un movimiento sólido a la baja que, de quebrar y cerrar por debajo de los 16,5 euros, promueven un mayor desplome inicialmente hasta los niveles mínimos registrados por la pandemia en marzo de 2020, es decir, en 14,77 euros.

Ahora bien, si el precio desarrolla una ruptura sólida de ese nivel de referencia que indicaría la ruptura de la directriz alcista, seguramente buscará los mínimos registrados en 2012 en inmediaciones de 11,3 euros, lo que representa una pérdida en valor del -30% adicional.

Imagen 1 11 Inversion.es

Si el precio en un gráfico de vela semanal logra ubicarse sobre la referencia de 2018 establecida en inmediaciones de 17,2 euros, podría buscar los máximos registrados previos a las pandemia sobre 26,2 euros. Escenario que presenta de momento, poca probabilidad. Situación contraria, la visita a los 14,7 euros como precio de referencia mínimo de la pandemia en confluencia con el 1,618 de retroceso Fibonacci, podría propender a movimientos alcistas de corto plazo sin olvidar que tendría un imán hasta un máximo de caídas en el 2,618 desde donde el precio podría buscar punto de giro al alza confirmado, no antes.

Relacionados