jueves, 01 diciembre 2022

Amazon al borde de un descalabro de más del 36% adicional

spot_img

El gigante estadounidense del comercio minorista Amazon, entregó resultados financieros trimestrales el pasado 28 de julio los cuales impulsaron la revalorización de la acción en poco más del 20% sin lograr vulnerar la resistencia macro semanal establecida en 144,8 dólares desde donde retomó el camino bajista. Los inversores minoristas que se aventuraron a adquirir acciones de Amazon al ver una cotización a precio más cómodo debido al Split que la compañía realizó de [email protected] veces, redujeron su optimismo al ver que sus acciones se revalorizaban apenas un 3,3% con el desdoblamiento, para posteriormente retroceder más del -17%.

En términos bursátiles, se supone que una compañía realiza una estrategia de desdoblamiento cuando prevé unos buenos resultados financieros futuros y, por ende, la revalorización de sus acciones. Sin embargo, en el caso de las acciones de Amazon, parece más bien la típica estrategia para dejar montados a muchos minoristas a un elevado precio de acción de manera tal que, cuando el mercado se desplome, los institucionales puedan recomprar esas acciones.

UNA INVERSIÓN ELEVADA PARA UN MINORISTA

La valoración de las acciones de Amazon previo al Split rondaba los 2.447 dólares al cierre del día previo al Split. Veinte acciones a este precio equivalente a 48.940 dólares, lo que, para un minorista del común, puede ser una inversión elevada con lo cual, en la mayoría de las ocasiones, este tipo de inversionistas que son la mayoría prefiere abstenerse. Es entonces cuando la compañía ofrece un Split de uno a 20 veces lo que significa que por cada título que tenga el inversor, le darán 19 acciones adicionales a precio de 122,35 dólares fijados previamente, de acuerdo con la situación del precio del día posterior al Split.

las acciones de Amazon tienen la posibilidad de recuperar la directriz alcista 

Una acción a 122 dólares es mucho más asequible para los minoristas del común lo que a su vez, genera euforia y la compañía lo vende como una gran oportunidad, aunque el valor sea el mismo.

LAS ACCIONES SUBIERON UN 17%

Aunque las acciones después del Split alcanzaron una revalorización cercana al 17%, hoy se encuentran -3.6% por debajo del precio convertido y acumula un -30% de desvalorización en lo corrido del año. Lo más preocupante, es que la estructura técnica de Amazon refleja mayores desplomes que la pueden llevar hasta los 74 dólares, a la típica regularidad del mercado que todo activo visita en algún momento de su historia, es decir, una desvalorización adicional del -36%.

EL NEGOCIO DEL STREAMING PASARÁ A UN SEGUNDO PLANO

Antes de llegar a esos extremos cargados de pánico, las acciones de Amazon tienen la posibilidad de recuperar la directriz alcista en formación que se ha creado desde diciembre de 2018 ubicándose sobre la media móvil exponencial de 250 periodos, es decir, arriba de 122 dólares. Inclusive, si el precio visita y respeta el área de soporte más importante que le queda para cubrirse ante mayores desplomes ubicados sobre los 100 dólares, podría generar un movimiento de cobertura y confirmación de cambio de tendencia que lo llevaría a buscar nuevamente sus máximos históricos establecidos arriba de 188 dólares, lo que representa una revalorización de más del 80%.

AMAZON EN EL PLANO BURSÁTIL

Sin embargo y dadas las condiciones actuales del mercado, el pánico bursátil, la descontrolada inflación y las subidas de tipo de intereses que los bancos centrales están ejecutando con el fin de controlar la inflación, podría pensarse que gran parte del negocio de Amazon en cuanto al comercio minorista o uso de las plataformas de streaming, pasarían a un segundo plan y disminuirían porcentualmente afectando los beneficios de Amazonlos cuales, para el último informe financiero reportaron en rojo. Recordemos que las pérdidas registradas alcanzaron 2.028 millones de dólares acumulando así pérdidas netas del primer semestre del año en 5.872 millones.

Imagen 3 1 Inversion.es

En aquel momento no se sintió el agravio de las pérdidas debido a que la facturación alcanzó 123 mil millones, es decir, 2.000 millones más de lo esperado. Al mismo tiempo, la compañía estableció de cara al tercer trimestre, una facturación que superara los 125.000 millones con un crecimiento superior al 13% frente al mismo periodo del año anterior asegurando que se colocarían nuevamente en beneficios, situación que a hoy parece una fanfic y lo confirmaremos el 27 de octubre con la entrega de resultados trimestrales.

Relacionados