jueves, 01 diciembre 2022

Credit Suisse despierta el fantasma de los derivados: «Esto es sólo la punta del iceberg»

spot_img

Credit Suisse ha despertado fantasmas del pasado. Su exposición a los derivados ha provocado el primer susto bursátil en el mes de octubre tras desplomarse más de un 8% en los primeros compases de la jornada de este lunes y cerrar la jornada con caídas inferiores al punto porcentual. De esta forma, la compañía ha salvado más de 1.000 millones de francos suizos tras el mensaje de su consejero delegado. «La situación es crítica«, ha asegurado Ulrich Koerner, consejero delegado de la entidad financiera suiza.

esto sólo es la punta del iceberg y que la inestabilidad en el mercado podría traer alguna quiebra bancaria

El mercado, sin embargo, ha hecho caso omiso de este grave problema y se ha lanzado a las compras en la zona de mínimos de históricos. ¿El motivo? Dejar caer a una entidad financiera como Credit Suisse sería un suicidio financiero en plena recesión, pese a que los bancos centrales y Gobiernos aseguraron que no permitirían crear bancos o empresas demasiado grandes para evitar los rescates.

LOS RUMORES SOBRE CREDIT SUISSE VAN EN AUMENTO

Los rumores en el mercado sobre la exposición de Credit Suisse a productos derivados junto a los Deutsche Bank apuntan que tendrían en balance unos 2,6 billones, con ‘b’, de dólares, es decir, cuatro veces y media más de los registrados por Lehman Brothers en el momento de su quiebra. Las dudas generadas en la entidad financiera han provocado el pánico en el mercado, donde se rumorea una posible ampliación de capital tras la quiebra de Archegos, que dejó un impacto de 5.500 millones en las cuentas del banco a finales de noviembre del pasado año. La compañía cambió de presidente para situar a Axel Lehman al frente en enero de este año.

koerner-ulrich, CEO de Credit Suisse
koerner-ulrich, CEO de Credit Suisse

Con Archegos, Credit Suisse llegó a alcanzar una exposición de 20.000 millones, una cifra que suponía la mitad de su reserva de capital propio para hacer frente a posibles pérdidas, según destacó The Wall Street Journal. No obstante, la entidad financiera comenzó a protegerse obligando a Archegos a reservar un 10% para respaldar sus arriesgadas inversiones y cubrir así parte de las pérdidas.

CREDIT SUISSE, UN AÑO GOLPEADO POR LOS ESCÁNDALOS

Pese a que todo ello ocurrió hace ahora un año, el mercado no ha mostrado preocupación por la solvencia de la entidad, si bien, sus caídas desde enero son abultadas, rondando el 60% desde el inicio del año. Sin embargo, la mirada se ha centrado en los CDS -Credit Default Swaps-, los seguros en caso de impago de la entidad financiera. El precio de estos productos financieros se ha disparado a máximos históricos en la jornada de este lunes. El próximo 27 de octubre, la entidad financiera dará a conocer su nuevo plan estratégico y tratar de calmar así a los mercados.

«Sé que no es fácil mantenerse concentrado en medio de las numerosas informaciones publicadas en los medios, en particular, dadas las muchas declaraciones inexactas que se hacen. Confío en que no estés confundiendo nuestro desempeño diario del precio de las acciones con la sólida base de capital y la posición de liquidez del banco», ha asegurado Ulrich en una misiva interna, según señala la agencia Reuters.

El presidente de la entidad financiera ha pedido cien días de gracia para presentar su nueva estrategia, pero el mercado no hace prisioneros ni concede favores cuando la sangre ha llegado al río. Y es que, el desplome de Credit Suisse en septiembre ha sido el peor registro de su historia y más cuando cerró el mes en nuevos mínimos históricos. Una debacle que recuerda a la quiebra de Lehman Brothers, cuando la desconfianza en el sistema financiero campaba a sus anchas.

EL CIERRE DE CORTOS EN MÍNIMOS HISTÓRICOS SALVA 1.000 MILLONES

Según fuentes del mercado, los bajistas en la entidad financiera han hecho su agosto en los últimos meses y no se descarta que el considerable rebote desde los mínimos históricos se deba precisamente al cierre de estos cortos. De esta forma, está por ver aún si los inversores con vistas a largo plazo vuelven a confiar en la entidad durante las próximas semanas y devolver cierta tranquilidad al precio de los títulos.

No obstante, la volatilidad continúa en zonas cercanas a los 30 puntos y muestra así incertidumbre. El valor de los CDS a cinco años vista se ha disparado a niveles no vistos jamás, alcanzando así nuevos máximos históricos, por encima de los niveles registrados en marzo de 2009, cuando el mercado temía no sólo la quiebra de entidades, sino el colapso del sistema.

EL RIESGO SISTÉMICO DE CREDIT SUISSE ELEVA LOS SEGUROS ANTE QUIEBRAS

Según Bloomberg, la probabilidad teórica de la quiebra de Credit Suisse se sitúa en el 22%, un nivel muy elevado. No obstante, no es la única entidad financiera con un riesgo elevado. Los datos revisados por INVERSIÓN muestran problemas también para Barclays, Bank of China, Credit Agricole y Deutsche Bank. En concreto, las probabilidades rondan entre el 11% y el 8% de una quiebra en estas entidades financieras, niveles no vistos desde la crisis de las hipotecas basura.

«La situación podría ser crítica para el sector, y así lo ha ratificado el propio CEO de CS, por lo que habrá que determinar por dónde salen de esta situación», ha indicado Diego Morín, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN. En este sentido, indica que podría haber una «profunda reestructuración» a finales de mes o bien esperar el rescate del banco central suizo.

CREDIT SUISSE, LA PUNTA DEL ICEBERG

«Considero que esto sólo es la punta del iceberg y que la inestabilidad en el mercado podría traer alguna quiebra bancaria, lo que generaría el colapso del sistema financiero», ha sostenido. Por tanto, «no estaría invertido en banca general en estos momentos», ha recomendado.

En este sentido, ha recordado los tumbos de la compañía en el último año, con los tres cambios en lo más alto de la cúpula por los diferentes escándalos -Archegos, Greenshill y la pérdida de la confianza de los inversores, entre otros-. En este sentido, cree que el mercado «castiga» a Credit Suisse por las métricas de gestión, con pérdidas acumuladas en 2021 por valor de 1.570 millones de francos suizos y se espera que este año repita números rojos similares. En cuanto al efecto contagio, Morín ha destacado que «Credit Suisse tiene un peso muy elevado en el mercado de inversión, y en las últimas horas apuntan rumores de posible ampliación de capital o bien un rescate por parte del Banco Nacional de Suiza (SNB)».

Relacionados