jueves, 01 diciembre 2022

Nasdaq, S&P 500 y Dow Jones, ¿qué esperar de Wall Street?

spot_img

No se trata de ser agorero ni mucho menos pesimista frente a los mercados de Wall Street, los cuales para nosotros representan más que el día a día, una pasión. Cosa muy distinta es tomar una posición realista frente a la situación económica que el mundo está viviendo y recopilar datos que luego de varios análisis, nos permiten realizar hipótesis con el fin de ubicarnos y protegernos o tomar provecho.

De manera general podemos ver un sesgo bajista que predomina en los mercados incluso después del repentino impulso que promovieron desde inicios de octubre, el cual, de la misma forma cesó por culpa de 2 misiles de fabricación rusa que llegaron a Polonia.

El índice NASDAQ alcanzó en ese periodo una revalorización del 15,02%, el SP500 se revalorizó el 15,12% mientras el Dow Jones alcanzó una revalorización del 18,4%, pero sorpresivamente, el freno a las alzas que traía desde octubre confluye con áreas de cierres de ciclo y resistencias macro que vislumbran mayores movimientos con potencial bajista y que de momento, presagian un difícil cierre de año.

DICIEMBRE, UN MES HISTÓRICAMENTE ALCISTA

Históricamente la llegada de diciembre trae consigo en los mercados un movimiento alcista que la mayoría de los traders retail aprovechan para tomar beneficio o cubrir en algo las pérdidas asumidas durante el resto del año. Lamentablemente, en esta ocasión parece ser una situación contraria, ya que fundamentales y técnicos se mezclan cocinando un movimiento inesperado pero seguro que será memorable. 

No sólo son las criptomonedas las que presentan desplome del 50, 80% o hasta más, tan sólo basta mirar las acciones de Tesla, una de las compañías fuertes del mundo que se ha desplomado hasta un 52% en lo corrido del año y que de seguro caerá otro 10%. Amazon, por su parte, se ha desplomado un 48,8% y ni hablar de Meta Platforms (Facebook) la cual se ha desplomado hasta un 73% y restando.

El Nasdaq se ha revalorizado más de un 2.000% desde el año 2000, cuando llegó la crisis de las punto com 

Así las cosas, hemos visto en este año cómo el índice NASDAQ se ha desvalorizado hasta un 35,9%, el Standard and Poor’s ha perdido hasta un 26,7% y por su parte, el Dow Jones un poco más conservador ha alcanzado una pérdida de 20,7%. Como podemos ver a simple vista, invertir en las acciones puede generar mayor retribución, pero al mismo tiempo mayor riesgo puesto que no solamente se asume la probable pérdida de valor de la acción, sino el riesgo de que la empresa se quiebre y se diluya. Por otro lado, los índices históricamente han aguantado todas las crisis por las que el mundo financiero ha pasado y que se tiene registro, incrementando en cada ciclo su revalorización en más de [email protected] veces. Finalmente, si una acción que esta listada en uno de estos índices se quiebra, afecta en valor del índice, pero en el poco tiempo la reponen por otra acción y volvemos al ruedo.

CRECIMIENTO TRAS LAS PUNTO COM

El Nasdaq se ha revalorizado más de un 2.000% desde el año 2000, cuando llegó la crisis de las punto com, más del 1500% después de la crisis del 2008 y más del 180% después de la crisis de la pandemia en 2020. Por su parte, el SP500 alcanza una revalorización de más del 500% desde la crisis inmobiliaria y más del 116% desde los mínimos creados por la pandemia. Similar movimiento para el Dow Jones alcanzando una revalorización hasta el 457% desde los mínimos registrados en la crisis inmobiliaria hasta los máximos históricos y de poco más del 100% desde los mínimos alcanzados por la pandemia. Esto a simple vista indica que, aunque de momento tenga fuerza bajista, los índices pueden continuar el movimiento ascendente a través de los años superando nuevamente un 500 o 1.000% de rentabilidad en el largo plazo. 

Imagen 1 12 Inversion.es

De esta forma, es recomendable fijar la vista en activos con riesgo segregado los cuales son útiles al momento de establecer la diversificación de un portafolio lo que, para clientes minoristas, es totalmente viable a través de ETFs o CFDs sin mayor apalancamiento.

Lo importante de este tipo de inversión, es determinar los mejores puntos de entrada una vez el mercado ha sido completamente sometido, aspecto que fundamentalmente aún falta mayor presión, debido a las declaraciones de los directivos de los bancos centrales, las tasas de inflación y el incremento en los tipos de interés, la guerra entre Rusia y Ucrania y el ambiente de pánico bursátil que se respira. Técnicamente estamos ad-portas de movimientos abruptos a la baja a menos que los niveles actuales sean superados con solidez, pero a la vez, estos movimientos representan nuevas oportunidades las cuales compartimos y esperamos tomar provecho.

NASDAQ

La vela de gráfico semanal del próximo lunes definirá el movimiento de continuación al alza o potencial retroceso dependiendo de si abre por encima o por debajo de la resistencia registrada en los meses de mayo y julio de este año sobre los 11.844. Este activo mantiene una clara tendencia bajista desde el máximo histórico, pero a su vez, dio un primer indicio de punto de giro al alza en la semana del 10 de octubre al haber respetado la regularidad del mercado macro de la última extensión, en confluencia con la ubicación del índice de fuerza relativa en niveles extremos de sobreventa.

WALL STREET

Por lo tanto, si el precio abre por debajo de la resistencia, buscará nuevamente regularidad del mercado o inclusive, el soporte más cercano correspondiente a los niveles previos a las pandemia sobre los 9.650, lo que corresponde a un desplome superior al 17% para el Nasdaq. Nivel que, de visitar, a su vez, se establecería como potencial área de compra en búsqueda de ese 1.000% de revalorización de aquí a otros 10 años, esto muestra a simple vista que, una inversión de 10 mil dólares o euros a 10 años “sin reinversión”, te dará más de 100 mil dólares o euros lo que para sumarlo a las demás inversiones esta bastante bien, incluso si se trata de buscar una pensión decente.

SP500

Para el caso del Standard and Poor’s SP500, el cierre de la vela semanal por debajo del área de pánico en confluencia con la media móvil exponencial de 50 periodos y bajo la directriz bajista que ha construido desde los máximos históricos, representan una potencial fuerza bajista que podría llevar al índice inicialmente hasta la media móvil exponencial de 250 periodos desde donde ejerció el rebote de octubre.

el precio ira a buscar la regularidad del mercado macro, lo que significa una desvalorización de más del 17%

Si la media móvil es vulnerada, con seguridad el precio ira a buscar la regularidad del mercado macro, lo que significa una desvalorización de más del 17% y haber vulnerado al mismo tiempo el soporte correspondiente a los niveles previos a la pandemia en inmediaciones de 3.380. De llevarse ese soporte, el mercado minorista automáticamente entrará en mayor pánico, pero nosotros sabemos que, de visitar y respetar la regularidad establecida en inmediaciones de 3.200, nos daría el trigger para comenzar las compras institucionales.

DOW JONES 

Por el lado del Dow Jones, encontramos que el precio desarrolló una sólida ruptura de la directriz bajista construida desde el máximo histórico. Sin embargo, se mantiene respetando el área de pánico de toda la caída, lo cual indica que, si el precio no logra realizar una ruptura sólida del máximo más cercano y ubicarse por encima de los 34.300, perderá el impulso alcista lastrando el índice inicialmente hasta la media móvil exponencial de 250 periodos en confluencia con el mínimo anterior y el soporte macro correspondiente a los niveles previos a la llegada de la pandemia, lo que corresponde a un desplome de más del 14% el cual podría profundizarse de realizar una ruptura sólida de la media, ya que tiene el imán de la regularidad del mercado, que llevaría el precio hasta niveles de 25.300, lo que corresponde a una caída superior al 24%.

Relacionados