jueves, 01 diciembre 2022

La lluvia de dividendos, el revulsivo de Endesa para captar la atención del mercado

Endesa se ha propuesto recuperar la confianza de los inversores con una lluvia de dividendos hasta el 2025 y elevar las previsiones de sus resultados ordinarios netos y el Ebitda para este año. Además, ha iniciado un nuevo plan para reducir la deuda. En total, la eléctrica dirigida por José Bogas repartirá un total de 5.390 millones en los próximos tres años, a razón de un ‘pay-out’ del 70%. Es decir, destinará el 7 de cada diez euros del beneficio a la retribución del accionista.

Estas menores previsiones tienen sentido debido a un entorno de estabilización de los precios energéticos y el objetivo de reducir deuda en un entorno de tipos de interés más alto.

La compañía española y en manos de capital italiano subirá su resultado ordinario neto desde los 1.400 a los 2.100 millones en este tiempo, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En este sentido, las cifras para este año arrojan una estimación de 1.800 millones y que ahora se incrementa a entre 2.200 y 2.300 millones de euros. De cara al próximo año, este resultado neto bajará debido a la esperada caída de los precios energéticos.

ENDESA, SUBIDA DEL BENEFICIO ORDINARIO A PARTIR DE 2024

De cara al 2023, Endesa prevé que este resultado ordinario neto descienda entre los 1.400 y 1.500 millones de euros, mientras se elevará en 2024 a entre 1.700 y 1.800 millones. En 2025, esta magnitud alcanzará entre los 2.000 y 2.100 millones. Así, la eléctrica española obtendría unos 7.700 millones de euros de beneficio ordinario en los próximos años.

Con estas previsiones, Endesa ha elevado el pago del dividendo en este 2022 en un 25%, hasta los 1,5 euros por acción frente a los 1,2 previstos. la eléctrica abonará este importe en un solo pago. De cara al próximo trienio, el dividendo será de un euro el primer año, a 1,2 euros el segundo y 1,4 euros en 2025.

José Bogas, consejero delegado de Endesa
José Bogas, consejero delegado de Endesa

Para Sergio Ávila, analista de IG Markets, el nuevo plan estratégico de Endesa es «bastante factible». En este sentido, ha considerado que este 2022 está «siendo excepcional», pero se rebajan las estimaciones de cara al próximo 2023. Estas menores previsiones tienen «sentido» debido a un «entorno de estabilización de los precios energéticos y el objetivo de reducir deuda en un entorno de tipos de interés más alto».

ENDESA HARÁ UN ÚNICO PAGO DEL 70% EN DIVIDENDOS

A su juicio, el ‘pay-out’ del 70% es clave para los inversores en las utilities. Y es que, éstos exigen una alta rentabilidad por dividendo para mantener en cartera el valor. Ávila, no obstante, prefiere que las empresas utilicen parte de los beneficios para «recomprar acciones, lo único que en el caso de Endesa cotizan las acciones por encima de su valor teórico intrínseco -entorno de los 15 euros-, y en España la tradición impone el reparto de dividendos».

El objetivo del plan de Endesa es «reducir la deuda». La ratio de deuda/ebitda se sitúa en este momento en las 2,33 veces. Para el analista de IG Markets, «bajar ese ratio siempre es bueno, pero el crecimiento esperado de los beneficios es muy bajo -2,4%-». En este sentido, ha destacado la estabilidad en el beneficio de Endesa, mientras que se espera que las competidoras, como Iberdrola, crezcan a un ritmo muy superior. «Más allá de pensar en el dividendo, es una acción que no tendría en cartera», ha aconsejado.

Con la presentación de este plan, Endesa se ha dejado un 5% en el Ibex 35, tras un ascenso desde mínimos en el último mes superior al 30%. «Mientras el valor no supere los 20 euros, cotiza dentro de un rango lateral bajista, por lo que el riesgo de mayores caídas continúa siendo muy alto», ha advertido.

ENDESA, UNA RESISTENCIA A UN 10%

Endesa presenta ahora una fuerte resistencia en los 20 euros por título, un 10% por encima de los precios de cierre de este miércoles, en los 18,14 euros por título. El soporte se sitúa en primer lugar en los 16,6 euros. En caso de perder este nivel, volvería a la zona de mínimos de finales de octubre, cerca de los 14,7 euros.

Para Ávila, Iberdrola tiene mejores perspectivas dentro del sector eléctrico español. Se trata de un valor que puede tenerse en cartera por técnico, pero en general todas las empresas muestran precios caros en este momento.

Endesa ha estimado también al alza su objetivo de Ebitda, hasta entre los 5.000 y 5.300 millones, frente a los 4.100 millones de euros previstos. El Ebitda se situará entre los 4.400 y 4.700 millones de euros en 2023, mientras que en 2024 alcanzaría los 4.900-5.200 millones. De cara al 2025, este resultado bruto de explotación se sitúa entre los 5.200 y 5.500 millones.

ENDESA Y LA DEUDA

Endesa reducirá la deuda bruta de los 18.800 millones a entre 12.700 y 13.200 millones. La deuda neta subirá a entre 11.600 y 12.100 millones debido a las inversiones que se realizarán y al impacto del nuevo impuesto en las energéticas, que costará 500 millones a las arcas de la eléctrica en los próximos dos años.

El coste medio de esta deuda en 2025 se situará en el 2,7% frente al 1,5% del cierre de este 2022. La ratio de deuda neta sobre Ebitda mantendrá un nivel sólido en el 2,1. De hecho, Endesa invertirá un 15% más en renovables y redes, hasta los 8.600 millones.

Relacionados